Si no duermes bien tampoco podrás adelgazar bien

sleep.jpg

Es curioso como todo lo que pasa en nuestro cuerpo está relacionado a todo lo otro que pasa en el cuerpo. Muchas personas que experimentan el problema de tener un “metabolismo lento” que les dificulta el bajar de peso también padecen de insomnio (dificultad para dormir). La realidad es que el sueño es vital al metabolismo y a la salud.

El cuerpo humano está en un constante proceso de construcción (nuevas células) y reparación de las células que han sufrido algún daño. Una parte de las células que constituyen al cuerpo va muriendo cada día mientras es reemplazado por nuevas células que se van creando. Digamos que es un constante “nacer” y “morir” de las células lo que mantiene la vida del cuerpo.

Cuando nosotros dormimos es el momento en el cual nuestro cuerpo repara las células que han sufrido algún daño. La realidad es que el cuerpo nunca “duerme” ya que siempre está trabajando en algo o de creación o de reparación interna. Nosotros sí “dormimos” porque descansamos del pensar y de la vigilancia y atención constante de nuestros sentidos sobre nuestro medio ambiente. Pero el cuerpo realmente nunca para de trabajar mientras mantiene en alerta a todo su sistema de defensa (el sistema inmune) por si acaso se detecta alguna amenaza (bacteria, parásito, virus, etc) que halla que atacar.

A las personas que padecen de insomnio, o aquellas que se despiertan repetidas veces por la noche porque tienen un sueño muy liviano, se les hace casi imposible adelgazar. Esto es así porque la falta de una calidad de sueño adecuada produce un estado estresante al cuerpo. Cuando el cuerpo está bajo estrés produce un exceso de la hormona del estrés que se llama cortisol y esa hormona es una hormona que acumula grasa (engorda) mientras poco a poco va destruyendo la musculatura (crea arrugas y piel flácida). Es por esto que cuando no dormimos bien amanecemos en un estado de crisis y con muy poca energía.

La hormona cortisol que produce el cuerpo cuando existe estrés es la misma sustancia que el medicamento llamado cortisona el cual muchas personas han observado que les engorda cuando su doctor se los receta y lo empiezan a utilizar. El cuerpo produce cortisol siempre que está bajo estrés físico o emocional.

Muchas veces el insomnio es causado por una condición de la glándula tiroides llamada hipotiroidismo. El hipotiroidismo desgraciadamente no siempre se detecta en los análisis de laboratorio porque existe lo que llaman un “hipotiroidismo subclínico” (que no se detecta en los análisis). Muchas personas padecen de problemas con su tiroides que les causan insomnio y obesidad y sin embargo no se les detecta la condición en los análisis de laboratorio.

Una forma de saber si el insomnio está siendo causado por problemas con la tiroides es tomándose la temperatura del cuerpo. El doctor Broda Barnes, un endocrinólogo (especialista en hormonas) descubrió que la temperatura del cuerpo refleja directamente cualquier problema con la tiroides aun en los casos en los cuales el problema no se refleja en los análisis de laboratorio. Se le llama “la prueba Barnes de la temperatura” y es algo que está listado hasta en el libro de referencia que utilizan los doctores en sus oficinas (libro llamado “PDR”).

Si usted no duerme bien y se le hace muy difícil bajar de peso usted puede aprender a tomarse la temperatura del cuerpo para detectar si es que su tiroides está afectada. Esta prueba la hace una persona en su casa con un termómetro y es gratis. Quizás por esto (es gratis y no deja dinero) no se ha hecho más aceptable entre muchos de los médicos. Generalmente nadie promueve aquellas cosas que no dejan dinero.

A veces me pongo a pensar, mientras observo las industrias relacionadas a la salud, que las personas saludables no son un buen negocio para estas industrias. Hay cantidad de buenos médicos allá afuera y cantidad de otros profesionales de la salud que desean ayudarnos. Pero, sospecho que para la industria farmacéutica y otras relacionadas a la salud el negocio es mantenernos ignorantes y enfermos. De esa manera continuamos consumiendo sus productos y servicios.

De todas maneras, nuestra única y verdadera arma de defensa es el CONOCIMIENTO. Si logramos entender los principios básicos que mejoran la salud y el metabolismo nunca tendremos que ser víctimas de nuestra ignorancia. Por eso escribí mi libro El Poder del Metabolismo donde explico, en palabras sencillas, cuales son los factores que determinan si dormimos bien, adelgazamos o logramos mejorar nuestra salud.

Frank Suárez, Especialista en Obesidad y Metabolismo

Una dulce y poderosa adicción

azucar.jpg

Cuando pensamos en una adicción generalmente pensamos en sustancias adictivas reconocidas como la nicotina del cigarrillo, el alcohol y las drogas callejeras como cocaína, heroína y otras. Sin embargo, existen también ciertos alimentos que pueden ejercer una influencia de tipo adictiva sobre nosotros la cual puede ser muy difícil de controlar.

Una adicción es un impulso incontenible que domina a una persona. Es algo que puede más que la voluntad de una persona. Una verdadera adicción siempre tiene un efecto desestabilizador sobre las emociones y también puede nublar el buen juicio. Por otro lado, el adicto cuando le niega la sustancia adictiva a su cuerpo, se siente muy mal.

El sobrepeso y la obesidad han venido aumentando su ritmo de crecimiento y hoy en día las estadísticas reflejan que el 65% de la población, o sea 2 de cada 3 personas, está o en una condición de sobrepeso o de obesidad. La obesidad es una epidemia con desastrosos efectos en una variedad de otras condiciones de salud relacionadas como: diabetes, alta presión, alto colesterol, altos triglicéridos (grasas en la sangre) y hasta cáncer. Es un problema que está tan fuera de control como el uso de drogas callejeras y el abuso de otras sustancias controladas.

Una estadística de interés, que está relacionada al aumento en la obesidad y sus enfermedades asociadas, es la estadística del consumo de azúcar a nivel de Puerto Rico y los Estados Unidos. Según los estudios del Departamento de Agricultura federal el consumo de azúcar en el año 1950 era de sólo unas 42 libras de azúcar por persona al año. Ya para el año 2000 el consumo anual de azúcar por persona se había elevado a 160 libras.

Por otro lado, la industria de los refrescos carbonatados también tuvo su bonanza. De acuerdo a la “National Soft Drink Association”, que agrupa a los productores de refrescos carbonatados, ya en el 1998 se llegaron a consumir un promedio de 54 galones de refrescos carbonatados anuales por cada persona que vive en Puerto Rico y los Estados Unidos. Para que tenga una idea, esto equivale a 576 latas de refresco por persona por año. Cada refresco carbonatado contiene el equivalente de 3 cucharadas (no son cucharitas) de azúcar.

Ya se ha podido comprobar que el azúcar puede tener un fuerte efecto adictivo sobre nosotros. Piense en esas veces en las que usted ha sentido ansiedad por algún alimento y mire a ver si lo que su cuerpo le estaba pidiendo no era algún alimento con un alto contenido de azúcar. Para muchas mujeres es casi imposible evitar sentir un fuerte deseo de consumir dulces o chocolates cuando se les acerca la menstruación. Muchas personas, cuando están pasando por situaciones de estrés, sienten un deseo incontrolable por consumir alguna golosina o postre azucarado. El azúcar es una sustancia adictiva.

El mecanismo hormonal del cuerpo que contribuye a crearnos la adicción al azúcar y los dulces ya se descubrió. Cuando consumimos azúcar el cuerpo produce un exceso de la hormona insulina para poder extraer la azúcar de la sangre y llevarla a las células. Pero, la insulina también ocasiona unos cambios a nivel del cerebro. Cuando consumimos azúcar el cerebro produce unas sustancias llamadas beta-endorfinas que son un tipo de opio natural que se produce en la glándula pineal. Las beta-endorfinas químicamente son parientes cercanas de la heroína y la morfina y para el cerebro son prácticamente la misma cosa. Tienen un poder adictivo que se refleja en un mal humor y en unos “síntomas de retirada” (dolor de cabeza, ansiedad, cambios emocionales, nerviosismo) para aquellas personas que deciden “quitarse del azúcar”. En fin, una persona abusa del azúcar y en cierto tiempo queda atrapada de su poder adictivo.

En mi práctica de 10 años ayudando a las personas a bajar de peso y recobrar la salud he visto como esta adicción al azúcar puede doblegar a una persona cuerda y convertirla en un adicto común. En mi libro “El Poder del Metabolismo” dediqué un capítulo titulado Rompiendo el vicio a la técnica que se puede utilizar para romper la adicción al azúcar y los carbohidratos refinados (pan, harina, dulces, chocolates, etc.). He visto desde prestigiosos abogados hasta niños de edad escolar a quienes hubo que ayudarles con un programa de “desintoxicación” para ayudarles a “romper el vicio” que tenían. Por otro lado, conozco a cientos de personas que si sólo logran eliminar el azúcar de su dieta bajan de peso con gran rapidez. Otros no lograron controlar su diabetes hasta que no rompieron su vicio con el azúcar.

Es una triste realidad de la vida el que la comida que más nos gusta siempre es aquella que más engorda. Los platos más sabrosos siempre son los que tienen o más grasa o más azúcar. Las golosinas y postres más sublimes, los que marcan una ocasión memorable, definitivamente siempre combinan grasa con azúcar. Está comprobado, todo lo mejor de la vida o está prohibido o nos engorda. Pero la fuerza que nos atrae detrás de estos alimentos siempre es el azúcar.

Sí, el azúcar puede causar una dulce y poderosa adicción. Es una adicción “legal” pero igual de peligrosa que las de las sustancias controladas.

Frank Suárez, Especialista en Obesidad y Metabolismo

Los problemas de la tiroides y el fluoruro

pasta.jpg

Hay varios expertos que creen que la epidemia de hipotiroidismo (problemas con la tiroides) está siendo causada por el bombardeo de nuestras glándulas tiroides con químicos que consideramos “saludables”. Se calcula que aproximadamente el 40% de las mujeres padecen de hipotiroidismo y como el hipotiroidismo causa un “metabolismo lento” es casi seguro que esa es también la causa de nuestra creciente tasa de sobrepeso y de obesidad que ya alcanza al 65% de la población.

Desde los la década de los años 40 en Estados Unidos se viene añadiendo el químico llamado fluoruro al agua que consumimos y a las pastas de dientes. El propósito es evitar las caries dentales. Sin embargo, esta sustancia que se considera lo suficientemente inofensiva como para añadirle al agua y a las pastas de dientes se ha utilizado en el pasado como un poderoso medicamento para reducir la función de una glándula tiroides cuando tiene un exceso de actividad. O sea, por muchos años los médicos recetaban fluoruro para suprimir la función de la tiroides cuando la tiroides estaba produciendo demasiada hormona tiroidal como en el caso de las personas con hipertiroidismo (tiroides demasiado activa). Es por esto que se sabe que el fluoruro suprime la función de la glándula tiroides y reduce el metabolismo.

Todo lo que reduzca la función de la tiroides reduce el metabolismo y hace que las personas engorden debido a un “metabolismo lento”. Se sabe que las personas con hipotiroidismo tienen una gran dificultad para adelgazar porque la poca producción hormonal de su glándula tiroides les hace aumentar de peso. El hipotiroidismo además causa depresión, caída del pelo, insomnio, cansancio continuo, estreñimiento, debilidad, acumulación de líquidos, alto colesterol y hasta pérdida de interés en el sexo.

Las pastas de dientes, en su gran mayoría, contienen fluoruro y la Asociación Dental Americana recomienda estas pastas de dientes por el efecto anti-caries que el fluoruro supuestamente tiene. La realidad es que los estudios que se hicieron sobre los efectos del fluoruro sobre las caries se hicieron con fluoruro de sodio de calidad farmacéutica que no es el tipo ni la calidad de fluoruro que se utiliza hoy en día para añadirle al agua y a las pastas de dientes.

El 2 de julio de 1997 la unión laboral NFFE (National Treasury Employees Union, Capítulo 280) que agrupaba a más de 1,500 científicos, ingenieros, abogados y trabajadores profesionales de la EPA (Environmental Protection Agency) hizo un pronunciamiento oficial en contra del fluoruro porque existía evidencia que ligaba el uso de fluoruro a la incidencia de cáncer y otras enfermedades incluyendo las enfermedades de la tiroides. No se hizo nada al respecto.

Sepa usted que solamente el 2% de Europa utiliza fluoruro en su abasto de agua y que no es costumbre incluir el fluoruro en las pastas de dientes en ese continente. Menos del 5% de la población mundial bebe agua con fluoruro. Es una costumbre muy americana y no hay que dudar que los grandes intereses económicos están detrás de ella. En Estados Unidos muchas veces lo que manda es el señor dinero.

Se ha documentado que uno de los primeros casos de añadirle fluoruro en el agua de beber fue una técnica utilizada por los Nazis en los campamentos de prisioneros de Alemania para llevar a los prisioneros a una “sumisión calmada”.

Si usted padece de una condición de hipotiroidismo o si siente que su metabolismo es demasiado lento le recomiendo que evite las pastas de dientes con fluoruro aunque tenga que pasar un poco más de trabajo de buscar una pasta sin fluoruro en su tienda local de productos naturales. El agua que no sea embotellada o filtrada no se la recomiendo tampoco por el contenido de fluoruro.

Esta semana fui a mi dentista (no es mi sitio favorito) y después de una buena limpieza que me hicieron me pasaron a otro cuarto donde el dentista me iba a inspeccionar la encía. Observé que la asistente de mi dentista tenía un pequeño frasco con un líquido azul en la mano y cuando se acercó a mi me dijo “le voy a poner el fluouro para sellar el esmalte de los dientes y evitar las caries”. La miré con un poco de terror y le dije “no deseo el fluoruro, gracias”. Ella me insistió en que lo usara. Le pregunté si ella tenía que usar guantes especiales para poderme poner el fluoruro. Me dijo “sí”. Le pregunté: ¿por qué tienes que utilizar guantes para ponérmelo? Sin pensarlo mucho me dijo “es tóxico el fluoruro” Le dije “esa es la misma razón por la cual no quiero que me pongas fluoruro en la boca, es tóxico”. Hubo un momento de silencio y ella me pidió una explicación. Le expliqué que yo trabajaba con gente obesa y que el fluoruro hacía daño a la tiroides lo cual hacia a la gente, entre otros problemas, engordar. Con la voz bien bajita me dijo “yo estoy gorda, ¿podría usted enviarme la información sobre esto sin que el dentista se entere? Fue un incidente muy interesante.

Frank Suárez
Especialista en Obesidad y Metabolismo

Los tóxicos y la desintoxicación del cuerpo

toxicos.jpg

Según las estadísticas nacionales el problema del sobrepeso y la obesidad viene en aumento. Por otro lado, y aunque contamos con nuevos medicamentos de última tecnología, también ha venido en aumento la incidencia de las enfermedades catastróficas como lo son el cáncer y otras enfermedades del sistema inmune como esclerosis múltiple y lupus. En fin, tenemos mejor ciencia disponible para combatir las enfermedades pero todo indica que cada vez estamos más obesos y más enfermos con mayor dependencia de los medicamentos recetados. ¿Qué está pasando?

Algunos investigadores de prestigio internacional, y mis propias observaciones después de haber ayudado a más de 10,000 a bajar de peso, indican que puede haber una causa oculta: los tóxicos que estamos acumulando en el cuerpo. Más de 10 años de haber observado la dificultad de algunas personas para bajar de peso me han hecho comprobar que los tóxicos que se acumulan en el cuerpo reducen el metabolismo y ocasionan el llamado “metabolismo lento”. El “metabolismo lento” es una causa principal de obesidad y la obesidad a su vez está relacionada a las enfermedades catastróficas. El problema es grande. El 65% de nuestra población está en sobrepeso y en los niños de 5-11 años ya el porcentaje es un alarmante 19% cuando que hace 2 décadas eran sólo el 4% de los niños de esa edad tenían sobrepeso.

Desde el 1972 se sabe que el cuerpo humano acumula las sustancias tóxicas en la grasa. De hecho, cuando se sospecha que alguien ha sido envenenado maliciosamente el médico que hace la autopsia recolecta muestras de la grasa del cuerpo para analizarla y poder encontrar en ella algún veneno que la persona haya ingerido. Es en la grasa del cuerpo donde se acumulan las sustancias que el cuerpo trata como tóxicas: colorantes, preservativos, metales pesados (mercurio, plomo), insecticidas, hierbicidas y solventes. Se estima que el ser humano ha creado más de 40,000 compuestos químicos que son tóxicos para el cuerpo.

Como si esto fuera poco existen organismos parasíticos dentro del cuerpo que también crean sus propios tóxicos. Organismos como el hongo candida albicans que todos los humanos tenemos y que ya se ha descubierto que crea 78 tóxicos distintos dentro del cuerpo. Las personas obesas muchas veces padecen de un desesperante picor en la piel que les ataca más de noche que de día. Este picor es uno de los síntomas de una infección con este hongo. Puede usted ver más información sobre esto en este enlace y verá que es una de las causas principales de la epidemia de obesidad.

Como los tóxicos se acumulan casi exclusivamente en la grasa la única solución es adelgazar. Al romperse el tejido graso se liberan los tóxicos y si uno se asegura de consumir suficiente agua durante el proceso de adelgazar se logra que estos tóxicos abandonen el cuerpo a través de la orina. Es por esto que muchas de las personas que están adelgazando empiezan a observar que se le reducen las alergias, las migrañas y hasta la sinusitis. Cuando los tóxicos se van del cuerpo la salud y la energía regresan.

Una forma de desintoxicar el cuerpo es la de hacer una dieta baja en carbohidratos refinados (arroz, pan, harina, dulces, chocolates, azúcar) como la “Dieta 2×1” que recomiendo en mi libro El Poder del Metabolismo. Si esto se acompaña con un alto consumo de agua (no refrescos de dieta, ni jugos) los resultados no tardarán en notarse. El efecto de este tipo de dieta y el alto consumo de agua es un efecto de “detox” en el cual el cuerpo empieza a romper las grasas y de esa forme se eliminan los tóxicos alojados en ella. El ejercicio también ayuda a eliminar tóxicos del cuerpo.

Existen también hierbas naturales como el adaptógeno Rhododendrum Caucasicum que contiene el suplemento Relax Slim que ayudan a desintoxicar el cuerpo sacando los metales pesados (mercurio, plomo) y otros venenos del cuerpo.
El efecto desintoxicante que tiene el reducir la grasa del cuerpo y los tóxicos que en ella se acumulan es lo que explica el hecho de que todas las personas que adelgazan también experimentan una reducción o una eliminación total de sus alergias, dolores menstruales, migrañas y sinusitis. Cuando el cuerpo elimina grasa se desintoxica y eso mejora grandemente la salud además de la figura.

Frank Suárez
Especialista en Obesidad y Metabolismo

Los beneficios del aceite de coco orgánico

coco.jpg

Por muchos años se nos hizo entender que el aceite de coco, que es una grasa saturada, era malo para nuestra salud. Para el año 1985 hubo una campaña nacional en contra de las grasas saturadas y el aceite de coco fue una de sus víctimas. El resultado de esa campaña logró que se eliminara totalmente el aceite de coco de nuestra dieta y de los productos que lo contenían. El aceite que logró capturar el mercado que tenía el aceite de coco lo fue el aceite de soya (soy oil) que supuestamente era más saludable.

Unos 20 años después finalmente se supo la verdad. El aceite de coco está compuesto de unas grasas saturadas llamadas “triglicéridos de cadena media” (medium chain triglycerides en inglés) que no son nada iguales a las otras grasas saturadas como la grasa de cerdo. En efecto son extremadamente beneficiosas para la salud y al metabolismo.

Para bajar de peso rápidamente pocas sustancias naturales ayudan tanto como el aceite de coco orgánico. El aceite de coco orgánico es además funguicida (mata hongos), bactericida (mata bacterias) e inclusive reduce las infecciones con el virus herpes. Es un aceite que desintoxica el cuerpo y mejora grandemente la piel.

Para las personas con hipotiroidismo, el uso del aceite de coco ha sido una bendición. Este aceite sube la temperatura del cuerpo de forma tan notable que se puede medir el aumento con un termómetro. Las personas con hipotiroidismo tienen el cuerpo frío. Está frío porque el hipotiroidismo ocasiona en “metabolismo lento”. Mientras más lento sea un metabolismo más frío estará el cuerpo.

Por años estuve buscando un suplemento natural que realmente hiciera la diferencia para poder ayudar a las personas con hipotiroidismo. Nunca he visto nada tan efectivo como el uso del aceite de coco para calentar el cuerpo y levantar el metabolismo. Hasta las personas con hipotiroidismo logran bajar de peso cuando utilizan una dosis diaria de aceite de coco.

Al desarrollar la línea de productos RelaxSlim estuvimos buscando alguna manera de mejorar aun más las cualidades del aceite de coco orgánico. Después de mucha búsqueda y bastante experimentación finalmente vimos que el aceite de coco orgánico se podía mejorar si se mezclaba con el suplemento japonés llamado “CoQ10”. El CoQ10 ha sido usado hasta para combatir el cáncer. El suplemento CoQ10 es una “co-enzima” que aumenta el abasto de oxígeno a las células y de esa forma aumenta el metabolismo y la energía del cuerpo. De hecho, cuando uno consume un suplemento de CoQ10 puede notar que hasta su memoria (habilidad de recordar) mejora notablemente. Es que el CoQ10 aumenta la energía en todas las células del cuerpo, incluyendo las células del cerebro.

A la mezcla especial de aceite de coco orgánico con CoQ10 le llamamos COCO-10 PLUS. Es un aceite que generalmente se mezcla dentro de una batida de proteínas pero también puede ser usado ingiriéndolo por cucharadas porque en realidad no tiene ningún sabor y no sabe ni a coco ni a nada. Este producto aumenta el metabolismo mientras desintoxica el cuerpo y por eso la dosis hay que irla aumentando de poquito en poquito para evitar que la desintoxicación nos sea desagradable.

Hay varios libros escritos sobre las propiedades del aceite de coco orgánico. En mi opinión, el mejor de ellos es el libro titulado “The Coconut Oil Miracle” escrito por el doctor naturista Bruce Fife.

Para saber más sobre el COCO-10 PLUS de RelaxSlim puede “ utilizar este enlace”. El aceite de coco orgánico lo pueden utilizar sin problemas los niños, los diabéticos y hasta las personas de edad avanzada. Para cualquier persona que desee adelgazar o tener más energía el COCO-10 PLUS con su mezcla de aceite de coco orgánico y CoQ10 es una verdadera bendición.

Naturalmente, para ver buenos resultados el COCO-10 PLUS debe acompañarse con una dieta correcta para rebajar como la “Dieta 2×1” y entonces los resultados no se harán esperar.

Frank Suárez –Especialista en Obesidad y Metabolismo

Hipotiroidismo: el efecto del estrés en la glándula tiroides

tiroides.jpgTodos tenemos una glándula en el cuello llamada “glándula tiroides”. Tiene la forma como de una mariposa con las alas abiertas y es la glándula que controla nuestro metabolismo, la energía y la temperatura del cuerpo.

Podríamos decir que la tiroides es una combinación de “pedal acelerador” (control de velocidad) y “termostato” (control de temperatura) para el cuerpo. Cuando la glándula tiroides funciona deficientemente TODO en el cuerpo se pone débil, lento y más frío.

El hipotiroidismo podría considerarse una epidemia. Se estima que aproximadamente el 40% de las mujeres y el 5% de todos los hombres lo padecen. Curiosamente es una condición que afecta mucho más a las mujeres que a los hombres. De hecho, la proporción es de 8 mujeres con hipotiroidismo por cada hombre que lo padece.

Es una condición muy penosa porque las personas con hipotiroidismo sufren de: estreñimiento, depresión, cansancio continuo, dificultad para bajar de peso, alto colesterol, caída del pelo, pérdida de interés en el sexo, frío en las extremidades (manos o pies), piel reseca, retención de líquidos, infecciones recurrentes, problemas digestivos y otros síntomas adicionales.

La causa principal del hipotiroidismo es el estrés, los problemas personales o de familia, el dolor físico (como el de un parto en la mujer) y la pérdida de una relación o ser querido. Esto es lo que el Dr. Broda Barnes, endocrinólogo (especialista en glándulas y hormonas) quien es autor del libro Hypothyroidism: The Unsuspected Illness, descubrió después de tratar a más de 10,000 pacientes con hipotiroidismo. La causa principal es algún evento traumático de la vida o alguna pérdida causante de severo estrés.

Yo llevo unos 10 años ayudando a miles de personas a mejorar su metabolismo y adelgazar. Mi observación es que por lo menos el 40% de ellos padecen de la tiroides aunque la condición no haya sido detectada o diagnosticada por su doctor. Son personas cansadas, débiles, gordas, enfermas, deprimidas que también padecen de alto colesterol, caída de pelo, frío en las extremidades, estreñimiento, pérdida de memoria, retención de agua y las otras manifestaciones adicionales que causa el hipotiroidismo. Sé que es así porque cuando les recomiendo una dieta y suplementos naturales que ayudan a su tiroides TODOS logran bajar de peso cuando que antes siempre habían fracasado.

Es importante que una persona sepa de esta condición, hipotiroidismo, que no siempre se refleja en los análisis de laboratorio para la tiroides. Por eso le dediqué un par de capítulos en mi libro El Poder del Metabolismo para enseñar a las personas a detectar la condición y poder obtener la ayuda correcta para solucionarla.

El hipotiroidismo es posiblemente uno de los causantes principales de muchos de los divorcios y fracasos matrimoniales. Cuando una persona está afectada con esta condición se deprime, se pone intolerante e inestable emocionalmente y en adición pierde interés en la actividad sexual. Esto sabotea la relación de pareja y muchas veces termina en un divorcio.

El problema principal es que muchas de las personas (sobre todo mujeres) que lo padecen no han aprendido a detectarlo. En mi libro El Poder del Metabolismo publiqué un capítulo titulado “La temperatura lo dice todo” para enseñar a los lectores la prueba del Dr. Barnes. Es una prueba que utiliza un termómetro casero para medir la temperatura del cuerpo y poder detectar la condición. Según el Dr. Barnes, y muy de acuerdo con lo que yo he podido observar en miles de personas estos últimos 10 años, la temperatura del cuerpo es un mejor índice del problema de hipotiroidismo que lo que son los análisis de laboratorio. Esto aunque no le guste oírlo un técnico de laboratorio es la verdad por lo menos en lo que respecta a las pruebas de hormonas de la tiroides.

La moraleja del asunto es que no se puede resolver un problema que uno ni siquiera sabe que existe en uno. Si usted o un ser querido están experimentando lo que parece ser una condición de hipotiroidismo es bueno que se eduque sobre el tema para que pueda ayudar o ser ayudado. Hay soluciones, pero primero hay que saber si realmente esta es la causa de los problemas de salud y metabolismo que está experimentando.

Frank Suárez –Especialista en Obesidad y Metabolismo

¡Se puede perder hasta el pelo!

calvo.jpg

Es cierto que la caída de pelo o calvicie puede ser causada por factores hereditarios pero no siempre es así. El sobrepeso y la obesidad también pueden ocasionar una constante y hasta severa pérdida de pelo, que es especialmente notable en la mujer.

Desde hace unos años que se sabe que en la caída de pelo juegan varios factores hormonales. En el caso de los hombres se sabe que ocurren unos cambios en la hormona masculina testosterona que causan la calvicie. Pero, existen también otros factores hormonales causados por el exceso de estrés o por el exceso de grasa en el cuerpo que también nos pueden dejar sin pelo en la cabeza.

Cada una de las hormonas que el cuerpo produce tiene alguna misión que cumplir en el cuerpo. Si dijéramos que las células del cuerpo son los “empleados” entonces las hormonas serían los “jefes de departamento”. Los “jefes” siempre son los que dan las órdenes en una organización y en el cuerpo pasa lo mismo con las hormonas. Podríamos decir que las hormonas son las sustancias que el cuerpo utiliza para darle órdenes a sus células. Por ejemplo, una hormona como la testosterona le dice a algunas células que se comporten como “hombres” mientras otra hormona contraria como el estrógeno les dice a otras células que se comporten como “mujeres”. Por eso es que si un hombre se inyectara la hormona estrógeno en poco tiempo le saldrían hasta senos. En fin, las hormonas son los “jefes” y son las que mandan.

Cuando el cuerpo se llena de grasa excesiva y se aumenta de peso se descalabra el sistema hormonal. En ese punto las distintas hormonas empiezan a chocar o a “interferir” las unas con las otras. Es como si los distintos “jefes de departamento” empezaran cada uno a querer mandar en otros departamentos de la organización donde no les toca ejercer su autoridad. Un exceso de hormonas crea una situación de “muchos jefes y pocos indios”. Es un conflicto interno del cuerpo entre las distintas hormonas.

Se ha descubierto que la grasa es una fuente de producción de la hormona femenina estrógeno. O sea que mientras más grasa tenga una persona en el cuerpo mayor cantidad de estrógeno habrá. El estrógeno a su vez es una hormona que interfiere con las hormonas de la glándula tiroides. Cuando esto pasa la función de la glándula tiroides se reduce y la persona notará que cuando se peina o se baña se le desprenden una buena cantidad de sus cabellos. En efecto la persona se va quedando calva o con tan poquito pelo que se nota desde lejos que ha perdido mucho pelo. Esto es especialmente notable y triste en las mujeres. Para una mujer su cabello es parte integral de su imagen como mujer.

¡La obesidad y el sobrepeso también tumban el pelo!

Frank Suárez –Especialista en Obesidad y Metabolismo

Las “pastillas milagrosas” para bajar de peso

Pills

En el periódico de hoy me enteré de que la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) del Gobierno de Estados Unidos impuso multas ascendentes a 25 millones de dólares por anuncios engañosos a varias firmas que venden productos para perder peso. Las multas son a los fabricantes y compañías distribuidoras de productos como TrimSpa®, CortiSlim®, Xenadrine EFX® y a la vitamina One-A-Day® de la compañía farmacéutica Bayer AG. Bayer pagará la multa más alta de todas que suma $3.2 millones de dólares por su vitamina One-A-Day®.

Estas multas fueron impuestas por la FTC debido a que estas firmas anunciaban en su publicidad que estas píldoras, con sus ingredientes naturales, podían ayudar a deshacerse de las libras de sobrepeso sin esfuerzo, activando el metabolismo o suprimiendo el apetito. Las multas son por promover como cierto algo que no es verdad: que de alguna forma estas pastillas podían quitarnos la responsabilidad de alimentarnos adecuadamente y hacer ejercicio.

Estos productos multados, todos, contienen ingredientes naturales que han demostrado que ayudan al metabolismo, controlan el apetito y ayudan a rebajar. Ahí no es que está el problema. El problema es que se le dé la impresión al consumidor de que solamente tomando este tipo de “pastilla milagrosa” y sin cambiar nada más la persona deba esperar una pérdida de grasa o peso.

La realidad es que no existe ninguna “pastilla milagrosa” ni jamás podrá existir. Es nuestro metabolismo el que controla la utilización o almacenamiento de energía en el cuerpo. Cuando nuestro cuerpo convierte los alimentos que consumimos en energía todo marcha bien. Pero, cuando nuestro cuerpo convierte una parte de los alimentos que consumimos en energía para almacenar esa energía se convierte en grasa. Es un problema de METABOLISMO, no solamente un problema de “la dieta”.

Las personas que sufren de un “metabolismo lento” continúan engordando aunque hagan dieta. Muchas veces, por desconocimiento o desesperación, deciden hacer una “dieta de hambre” y lo único que logran es deshidratar su cuerpo logrando una falsa pérdida de peso que es sólo de agua y músculos, no de grasa.

La verdad es la verdad. No existen las “pastillas milagrosas”. Hace muchos años que me di cuenta de que lo único que funciona es una combinación de dieta correcta, suplementos naturales que le ayuden a mejorar el metabolismo, conocimientos sobre como mejorar el metabolismo y ejercicio físico (una vez la dieta correcta le provee la energía para hacerlo). Así que hacen falta 4 elementos básicos para tener éxito: dieta, suplementos, conocimientos y ejercicio. Ninguna “pastilla milagrosa” por sí sola lo va a lograr.

De hecho, se puede lograr hasta sin los suplementos. Pero, la realidad es que las personas que están obesas están en un mal estado de salud y tienen muy poca energía. Por eso los suplementos naturales que ayudan a levantar la energía y el uso de unas buenas vitaminas es tan importante.

Recientemente empezamos a ofrecer los productos RelaxSlim (www.relaxslim.com) que se formularon tomando en cuenta el problema del “metabolismo lento” que afecta a la mayoría de las personas que están sobrepeso. Hacemos un esfuerzo por no venderles a las personas uno de los suplementos naturales (Relax Slim, Metabolic Protein, COCO-10 PLUS) si la persona insiste en querer obtener de nosotros una “pastilla milagrosa”. Siempre insistimos que la ayuda más IMPORTANTE es obtener el CONOCIMIENTO que está en el libro “El Poder del Metabolismo”. Hace años que me di cuenta de que si la persona no aprende a utilizar la dieta correcta y no cambia sus malos hábitos por un mejor “estilo de vida” simplemente no lo va a lograr. Nos da un trabajo increíble convencer a las personas que nos llaman de que TIENEN que aprender a mejorar su dieta y sus hábitos. Como a muchos no les gusta leer tuvimos que desarrollar un DVD para explicarles la “Dieta 2×1” y dejarles saber la importancia de educarse sobre el tema del metabolismo para no bajar de peso y luego volver a “rebotar” ganando el peso nuevamente.

La idea de que puede existir alguna “pastilla milagrosa” está muy arraigada en nuestra sociedad. Debido a esto mismo cada año la gente gasta cientos de millones de dólares en “pastillas milagrosas” que aunque pueden ayudar a las personas no tienen nada de “milagrosas”. La realidad es que el sobrepeso y la obesidad tienen solución, lo he visto en más de 10,000 casos. Pero, no hay nada “milagroso” en el camino. La única solución es ENTENDER el problema del metabolismo para asumir responsabilidad por nuestra nutrición e implantar un “estilo de vida” y unos hábitos (incluye ejercicio) que nos devuelvan la salud y esa figura esbelta que todos merecemos y podemos tener.

Frank Suárez –Especialista en Obesidad y Metabolismo

Flacos con alta presión (hipertensión)

alta.jpg

Los cuerpos humanos son increíblemente diestros en su esfuerzo por tratar de SOBREVIVIR. Podemos abusar de nuestro cuerpo por muchos años antes de que el cuerpo empiece a quejarse con distintos síntomas o enfermedades. O sea, el cuerpo humano está diseñado para SOBREVIVIR.

Estamos acostumbrados a la idea de que generalmente el que tiene un cuerpo gordo padece de un montón de problemas de salud. Entre ellos la hipertensión. Hay 3 causas principales a la hipertensión: exceso de grasa, estrés constante y daño estructural a las arterias y capilares. La alta presión es lo que el cuerpo se ve forzado a hacer para RESOLVER UN PROBLEMA que su dueño le ha creado. El propósito de la alta presión parece ser el “empujar con mayor fuerza los nutrientes y el oxígeno” para que las células no sigan muriendo por falta de nutrientes y oxígeno.

Cuando un cuerpo está gordo la obstrucción principal es la grasa y eso fuerza al cuerpo a “empujar más duro” (hipertensión) para que su sangre pueda pasar por los conductos más angostos y llenos de grasa. Cuando la persona padece de estrés continuo la intención del cuerpo es la misma, “empujar más duro” para que las células puedan obtener más nutrientes y oxígeno para combatir el “peligro” que anuncia o representa el estrés. Cuando la persona es uno de esos “flacos”, pero de los que tiene una nutrición pésima, el cuerpo fabrica células defectuosas a falta de buenos materiales para construirlas. El resultado es “daño estructural”. El “daño estructural” le pasa mucho a los “flacos”. Es una combinación de mucho estrés (el estrés produce la hormona cortisol que destruye las células) y mala alimentación lo cual produce capilares, arterias y células débiles que se rompen con demasiada facilidad.

Las células débiles y que están mal hechas, debido a las deficiencias nutricionales (vitaminas, minerales, aceites esenciales, etc.), debilitan los órganos que ellas forman. Si las células están débiles los tejidos que ellas forman también lo estarán. Por ejemplo, una “trombosis” es un cuágulo de sangre que se puede formar en el cerebro cuando los capilares del cerebro se rompen y dejan salir la sangre lo cual causa una obstrucción que corta el oxígeno y mata células del cerebro. Esto pasa debido a que las paredes de las células están débiles o “defectuosas”. Si combina usted esto con mucho estrés tendrá la fórmula para causar una crisis de salud.

Los “flacos” no están exentos de mantener la buena nutrición para mantener la salud. Si el que es “flaco” abusa demasiado de su cuerpo llegará algún momento en el que le venga un problema de salud. Inclusive existe lo que llaman “obesidad metabólica” que quiere decir que la persona tiene TODOS los malos indicadores de la obesidad (hipertensión, exceso de glucosa en la sangre, exceso de colesterol) y sin embargo su cuerpo se resiste a acumular grasa y permanece “flaco”. O sea, es como ser “gordo por dentro” y “flaco por fuera”.

Es verdad que las personas obesas logran bajar la presión arterial cuando bajan de peso porque en el caso de los que están sobrepeso la causa principal de su hipertensión es su exceso de grasa. Pero, los “flacos” también pueden padecer de alta presión y hasta morir de ello si no cuidan su dieta y controlan el estrés de vida.

Frank Suárez –Especialista en Obesidad y Metabolismo

Medicamentos que le hacen subir de peso

meds

Estaba viendo un anuncio de página entera en el periódico de hoy. El anuncio era sobre un medicamento para el “reflujo gastroesofágico”. El “reflujo gastroesofágico” no es otra cosa que un estado de acidez estomacal tan severa que el ácido del estómago se sale del estómago y sube hacia la garganta quemando la pared o capa del esófago. El esófago es el conducto por donde bajan los alimentos desde la boca hacia el estómago. Se supone que las cosas bajen por el esófago, nunca que suban por él.

Me fijé que el anuncio, que era sobre un medicamento llamado PROTONIX®, tenía al dorso toda otra página llena de advertencias y recomendaciones de uso. En una letra muy pequeñita decía que podía producir “deshidratación, edema (acumulación de agua en los tejidos), sed, aumento de peso o pérdida de peso”. Esto me recordó los cientos de casos de personas con sobrepeso que he atendido en estos últimos 10 años que también padecían de serios problemas de acidez o reflujo.

Curiosamente, he podido observar que cuando una persona baja de peso el reflujo y la acidez también se desaparecen. Es más, nunca he visto un caso de una persona que baje de peso a quién no se le desaparezca el reflujo y la acidez. No he podido localizar cuál es la relación directa entre la obesidad y los problemas digestivos o de acidez pero sí se que cuando el cuerpo se llena demasiado de grasa se descontrola el sistema hormonal y esto trae una variedad de problemas de salud (acidez, alta presión, alto colesterol, etc.). La prueba más clara del descontrol hormonal que causa el exceso de grasa es el hecho de que la mayoría de las mujeres que estaban sobrepeso generalmente tenían una menstruación irregular y cuando bajaron de peso su menstruación se volvió completamente regular.

Entonces, tal parece que los problemas de acidez y reflujo están íntimamente relacionados a la mala dieta y al sobrepeso. Cuando la persona adelgaza y empieza a tomar mucha agua, en vez de refrescos de dieta, se le desaparece la acidez y el reflujo. Sin embargo, el medicamento mismo que se utiliza para combatir la acidez y el reflujo le engorda. Es un callejón sin salida. Te pones gordo y te da acidez. Tomas el medicamento para combatir la acidez y te pones más gordo.

En mi experiencia he visto que hay otros medicamentos que engordan. Lo sé porque he visto que las personas que los tomaban empezaron a rebajar mucho más rápidamente tan pronto lograron reducir o descontinuar la dosis con la autorización de su médico. Por lo que he observado los medicamentos que más engordan son: los antidepresivos, los medicamentos para la acidez, los diuréticos para la alta presión, la cortisona y los medicamentos antibióticos.
En fin, vale la pena explorar la posibilidad de adelgazar para dejar de tener estos problemas de salud que los medicamentos no resuelven. La alternativa de los medicamentos si bien llega un punto en la que es necesaria no representa la mejor solución al problema. La solución verdadera es adelgazar y no depender de los medicamentos.

Frank Suárez –Especialista en Obesidad y Metabolismo