Archivo de la categoría: Intolerancias

El “pan nuestro de cada día”

pan.jpg

Cuando deseamos adelgazar nos vemos obligados a reducir nuestro consumo de carbohidratos refinados (pan, pasta, harina, dulces, azúcar, etc.). Es la única forma de lograrlo porque este tipo de carbohidratos se convierten en glucosa (azúcar de la sangre) y el exceso de glucosa se convierte en GRASA con la ayuda de la hormona insulina que produce nuestro cuerpo. Por razones muy interesantes, que veremos a continuación, para muchas personas lo más difícil y “sacrificado’ es reducir su consumo de pan o pasta.

Después de 10 años de haberme dedicado a ayudar a las personas a recuperar su metabolismo y adelgazar he aprendido a reconocer los problemas de metabolismo que pueden causar las llamadas “intolerancias del cuerpo”. Todo el mundo sabe lo que es una “alergia” porque cuando alguien es alérgico a cierto alimento y lo consume la reacción alérgica es más que notable. Las alergias producen dolor de cabeza, picor, pérdida de respiración, flema, indigestión e inflamación lo cual se nota de inmediato en el cuerpo. Si una persona es alérgica a los mariscos y los llega a consumir puede hasta morir de la crisis o reacción alérgica que se ocasione.

Las “intolerancias” son un tipo de reacción negativa del cuerpo a cierto alimento las cuales no incluyen manifestaciones del sistema inmune (picor, flema, inflamación, etc.). Una “intolerancia” es un tipo de reacción negativa del cuerpo menos notable que una alergia. No obstante, cuando el cuerpo tiene una intolerancia a algún alimento y nosotros lo consumimos el metabolismo se reduce al punto que no podremos adelgazar. O sea, las “intolerancias” nos engordan porque reducen el metabolismo.

Los alimentos que más “intolerancias” causan son trigo, soya y maíz. En mi experiencia el alimento que más evita que algunas personas puedan bajar de peso es el trigo que es la fuente de donde se prepara nuestro “pan de cada día”. La pasta, los pasteles (bizcochos) y una parte importante de casi todas las otras comidas contienen trigo.

El trigo contiene una proteína llamada “gluten” que es una proteína que para muchos de nosotros nos evita adelgazar. El gluten ocasiona muchas veces una “intolerancia” que trae consigo estreñimiento, dolores de cabeza, cansancio, indigestión, gases y acumulación de agua en el cuerpo. Cuando una persona es “intolerante” al gluten que contiene el trigo se le hará imposible adelgazar además de que puede sentir desajustes emocionales como ansiedad, pérdida de memoria, desorientación y hasta depresión. Inclusive se ha visto que muchos niños y adultos que hoy están siendo diagnosticados con la enfermedad de moda de los psiquiatras “Síndrome de Deficiencia de Atención” (A.D.D. o A.D.H.D. en Inglés) realmente lo que tienen es una intolerancia al gluten. Si hacen una dieta libre de trigo y gluten muchos de ellos empiezan a ser “normales” nuevamente.

Hay una enfermedad llamada “celiac disease” que pocos doctores saben diagnosticar. Es una enfermedad causada por una severa intolerancia a la proteína del gluten que está en el trigo. Hay familias que sufren muchísimo con enfermedades extrañas y problemas de tipo emocional o de comportamiento solamente porque desconocen que son intolerantes al gluten. Algunos de ellos terminan drogados con antidepresivos lo cual termina de agravar su obesidad.

Algo interesante es que se descubrió que el gluten del trigo contiene una sustancia que funciona como opiado. Un “opiado” es una sustancia que tiene efectos parecidos al opio (la fuente de las drogas morfina y heroína) y que tiene un poder adictivo. ¡Es por esto que muchas personas que están sobrepeso u obesas están también adictas al pan! Ven una bandeja de pan y la boca les babea y algo muy dentro de ellos les dice a gritos: ¡DÁMELO!

Conozco este tema por carne propia. Cuando quise bajar de peso fui descubriendo que mi cuerpo era uno de esos cuerpos que no quiere nada que tenga que ver con el gluten o trigo. Cuando yo comía un poco de pan o pasta sentía que mi cuerpo se sentía más pesado y observaba que la ropa me quedaba más apretada. Pero, además de eso, no podía adelgazar aunque hiciera la dieta que hiciera. Con el tiempo descubrí que el gluten ocasiona una reacción en mi cuerpo que lo obliga a retener agua y por eso toda la ropa se sentía más apretada. Descubrí que si evitaba totalmente el gluten y los productos o salsas con trigo podía adelgazar.

En mi libro “El Poder del Metabolismo” dediqué un capítulo al tema de las “intolerancias”. Ya he recibido cientos de cartas de personas que finalmente lograron adelgazar al eliminar de sus dietas el trigo. Otros han podido también dejar de tener indigestión, dolores de cabeza y hasta problemas con su tiroides desde que eliminaron el trigo de su dieta. Algunos investigadores han llegado a la conclusión que para la persona que es intolerante al gluten se le ocasiona daño a su glándula tiroides cuando lo consume.

Es que todos venimos de distintos orígenes hereditarios. Algunos de nuestros antepasados, que son los que determinan las características genéticas de nuestros cuerpos, eran cazadores y recolectores en vez de agricultores. Los cazadores y recolectores no cultivaban la tierra y no consumían el trigo por lo tanto sus cuerpos no se adaptaron a su consumo. El trigo es un tipo de hierba salvaje que fue domesticada y convertida en cultivo por nuestros antepasados más modernos los agricultores.

De todas maneras, si descubre que su cuerpo es intolerante al trigo todavía le quedan la mayoría de los otros alimentos que puede disfrutar. Lo que pasa es que si no lo descubre y resulta que su cuerpo es intolerante al gluten estará usted expuesto a fracasar en todos sus intentos de adelgazar si no se cuida del sabroso y tentador “pan nuestro de cada día”.

Frank Suárez, Especialista en Obesidad y Metabolismo