Archivo de la categoría: Estrés

TODOS NO SOMOS IGUALES

Ya había observado que algunos de nosotros somos obviamente carnívoros (comedores de carnes) mientras que otros de nosotros somos más vegetarianos. No tenía una explicación fuera de decir “parece ser algo hereditario”. O sea, todos tenemos cuerpos distintos, con diferentes factores hereditarios y eso hace que muchas veces los alimentos que son buenos para algunos de nosotros funcionan casi como venenos para los otros. Definitivamente existe la individualidad bioquímica (la química de los organismos vivos y de los cambios químicos, moleculares y físicos que ocurren en el cuerpo humano.)

Con los libros y las conferencias de los doctores Kelley y González sobre el cáncer me di cuenta de que en efecto existen grandes diferencias en los tipos de metabolismo, principalmente debido a diferencias en el sistema nervioso de cada uno. O sea, todos no somos iguales.

Las muestras de que hay tipos de dietas que no se adaptan por igual a todos las hemos tenido en la historia. Por ejemplo, en los años 60 el Dalai Lama, quien es el líder espiritual del Budismo Tibetano, se impresionó grandemente con un vegetariano estricto de la India, así que él también se convirtió al vegetarianismo estricto. Después de 2 años se enfermó con hepatitis (una infección viral del hígado que puede llegar a ser mortal.) y su médico, después de tratar varias opciones que no funcionaron, le recomendó que empezara nuevamente a comer carne, lo cual le trajo una recuperación de la salud. Por alguna razón el régimen de una dieta vegetariana estricta le había reducido las defensas a su cuerpo y se había enfermado. Tan pronto empezó a consumir carnes nuevamente se empezó a sentir mejor y su infección viral cedió, devolviéndole la salud y la energía que había perdido. Hoy en día el Dalai Lama continúa consumiendo carne como parte de su dieta.

Las funciones de todos los órganos (cerebro, corazón, pulmones, etc.) y glándulas (tiroides, páncreas y músculos del cuerpo) se controlan a través del llamado sistema nervioso autónomo (se refiere a esa parte del sistema nervioso que funciona de manera involuntaria (sin pensar) como decir la respiración, el latir del corazón, la digestión, etc.). El sistema nervioso autónomo se compone de nervios que pudieran considerarse como la cablería de control del cuerpo. Aunque la mayoría de los impulsos nerviosos que controlan las funciones del cuerpo suceden de forma inconsciente (sin pensar o decidir) algunos de los procesos del cuerpo, como la respiración, trabajan en combinación con nuestra mente consciente y se pueden afectar por las decisiones y pensamientos. El sistema nervioso autónomo afecta el ritmo del corazón, la digestión, el ritmo de respiración, la salivación, la sudoración, el diámetro de las pupilas, la urinación o defecación e inclusive la excitación sexual.
Esta cablería nerviosa llamada el “sistema nervioso autónomo” a su vez está dividida en dos sistemas que se contrarrestan entre sí. Uno de estos dos sistemas es el llamado sistema nervioso “simpático” (no tiene nada que ver con ser agradable) y al otro se le llama sistema nervioso “parasimpático”. Estas dos partes del sistema nervioso autónomo, simpático y parasimpático, funcionan en un sentido opuesto el uno del otro. Más que opuestos podría decirse que son sistema “complementarios”, o sea, que se complementan o se completan el uno al otro. Al sistema nervioso simpático podría comparársele con el acelerador de su carro porque acelera los movimientos del cuerpo y al sistema parasimpático podría comparársele con el freno de su carro porque detiene o inhibe los movimientos del cuerpo.

Hay personas con un sistema nervioso EXCITADO que siempre parecen estar “aceleradas” y a las cuales se les hace casi imposible estar tranquilamente sentadas. También hay otros, como yo, que parecen ser más “pensadores” con un sistema nervioso PASIVO y a los cuales se les hace difícil la idea de ponerse a hacer ejercicio físico.

En la milenaria cultura de la China le llaman “ying” y “yang”. Así que cada uno de nosotros debería descubrir hacia cuál lado se inclina su sistema nervioso, si EXCITADO o PASIVO, para así ayudar a su cuerpo a encontrar el BALANCE correcto que, a mi entender, es un punto óptimo donde el metabolismo y la salud se benefician.

Mi observación con todo esto del estado EXCITADO o del estado PASIVO del sistema nervioso es que el metabolismo del cuerpo reacciona de distinta manera dependiendo del estado de actividad o de inactividad nerviosa. Por ejemplo, nada es más poderoso en el cuerpo humano que las hormonas y gran parte de las hormonas se producen en respuesta a los impulsos del sistema nervioso. Las personas cuyo sistema nervioso está generalmente EXCITADO producirán mucha más cantidad de las hormonas del estrés adrenalina y cortisol. La adrenalina, que es una hormona relacionada al estrés, obliga al cuerpo a mantener niveles altos de glucosa (azúcar de la sangre) porque es una hormona que le ordena al hígado que convierta una mayor cantidad de su glucógeno (un tipo de glucosa almacenada en el hígado) en glucosa. Como vimos en los capítulos anteriores los niveles altos de glucosa se convierten en grasa con la ayuda de la hormona insulina.

Por otro lado la hormona cortisol, que también es una hormona relacionada al estrés, aumenta los niveles de glucosa en la sangre a la vez que acumula grasa, especialmente en el abdomen.

En el caso contrario de las personas que tienen un sistema nervioso PASIVO el cuerpo produce una mayor cantidad del neurotransmisor serotonina lo cual tiene un efecto calmante. La persona que tiene un sistema nervioso PASIVO tendrá muchísima más tendencia a engordar debido a que su sistema se encuentra en un estado de “reposo”. Son personas con un “metabolismo lento” a los cuales se les hace más difícil adelgazar y más fácil engordar ya que todo el sistema nervioso está PASIVO, lo cual genera muy poco movimiento.

Simplificando esto, podríamos decir que en general existen dos tipos de cuerpos: 1) El que tiene un sistema nervioso EXCITADO, que necesita una dieta rica en vegetales y ensaladas, con pequeñas cantidades de proteínas bajas en grasas que sean de fácil digestión y 2) el sistema nervioso contrario al que llamo el sistema PASIVO, que necesita ingerir una mayor cantidad de proteínas concentradas de alta densidad (carnes, quesos, huevos) y que tolera una mayor cantidad de grasa debido a que son alimentos con efectos estimulantes.

Las enfermedades y los problemas con el metabolismo parecen ser en parte causadas por un sistema nervioso demasiado EXCITADO o por un sistema nervioso demasiado PASIVO. O sea, parecen ser los extremos lo que nos hace daño, como pasa con todo en la vida.

El sistema nervioso del cuerpo controla todas las glándulas que producen las hormonas (tiroides, páncreas, ovarios, testículos, adrenales, etc.). Las hormonas a su vez controlan la producción de energía del cuerpo. Los problemas con el metabolismo y con la salud muchas veces tienen una causa de tipo hormonal y hace lógica que si el sistema nervioso está demasiado excitado o demasiado pasivo también podríamos tener problemas hormonales y problemas con el metabolismo. Por ejemplo, sabemos que el exceso de estrés causa una reacción nerviosa que obliga a las glándulas adrenales a producir un exceso de cortisol. Sabemos también que los diabéticos tienen problemas con la producción de la hormona insulina que produce su páncreas. Varios expertos afirman que la diabetes tipo II (no dependiente de insulina), la que padecen como el 90% de los diabéticos, es causada por condiciones severas de estrés (pérdida de seres queridos, accidentes, problemas matrimoniales o de trabajo, etc.) que obviamente afectan al sistema nervioso.

Clasificar su tipo de sistema nervioso como EXCITADO o PASIVO no se debe confundir con lo que es tener un “metabolismo lento” o un “metabolismo rápido”. Estamos refiriéndonos aquí al SISTEMA NERVIOSO y lo que nos interesa saber es cuál es la tendencia dominante del sistema nervioso de su cuerpo. Como el sistema nervioso de su cuerpo es el que lleva las señales que controlan las glándulas, que a su vez producen hormonas con las cuales se controlan los procesos y la energía del cuerpo, se hace obvio que el estado del sistema nervioso va a ser determinante sobre su metabolismo.

La ventaja de saber si su cuerpo se inclina más hacia el lado EXCITADO o hacia el lado PASIVO está en que ello le permitiría adaptar la Dieta 2×1© o la Dieta 3×1© a su tipo de cuerpo, lo cual le ayudará a sentirse con más energía mientras adelgaza, controla una condición de diabetes o mejora la salud. A mi entender, y basado en lo que he observado en muchas personas, seleccionar adecuadamente sus tipos de alimentos en base a su tipo de sistema nervioso, EXCITADO o PASIVO, le ayudará a lograr sus metas mucho más rápido.

Para determinar su tipo correcto lo mejor es utilizar la tabla de las CARACTERÍSTICAS BÁSICAS a continuación y observar cuál lado es más dominante, EXCITADO o PASIVO:

Características Básicas:

Excitado:
Inclinado a la ACCION y a la ACTIVIDAD
Sistema digestivo DEBIL o DELICADO
Las comidas tarde en la noche le caen mal
No gustan de la sal ni de los alimentos salados
NO toleran la GRASA SATURADA

Pasivo:
Inclinado a la INACTIVIDAD FISICA
Digestión eficiente de cualquier alimento
Pueden comer a cualquier hora
Le gusta la sal y los alimentos salados
Toleran la grasa saturada

Sabiendo cuál es su tipo de sistema nervioso también se puede entender mejor el funcionamiento del sistema hormonal de su cuerpo, lo cual le ayudará a controlar mejor las condiciones hormonales como la diabetes o el hipotiroidismo. También sabría el grado de importancia que el control del estrés podría tener para usted.

CARACTERISTICAS HORMONALES:

Excitado:
Exceso de adrenalina que es excitante
Su páncreas produce poca insulina
Tendencias al hipertiroidismo

Pasivo:
Predomina la serotonina calmante
Su páncreas produce mucha insulina
Tendencia al hipotiroidismo

Existen también otras características que diferencian estos dos tipos y son las siguientes:

OTRAS CARACTERISTICAS DEL CUERPO:

Excitado:
Abasto de sangre se concentra en los músculos y el cerebro (cuerpo listo para correr o pelear)
Pulso RAPIDO
Exceso de ACIDEZ en la SANGRE
Ritmo acelerado del corazón
Pupilas dilatadas
Manos sudorosas

Pasivo:
Abasto de sangre se concentra en la piel y en el sistema digestivo (cuerpo listo para descansar o digerir)
Pulso más LENTO
Sangre es más ALCALINA

Cuando hablamos de “una tendencia” nos referimos a un tipo de inclinación hacia cierto estado. No obstante, tener una “tendencia” sólo significa que se posee una alta probabilidad de que algo ocurra. Las “tendencias” no son verdades absolutas y por lo tanto pueden variar.

TENDENCIAS FISICAS

Excitado:
Cuerpos musculosos
Atleticos
No padecen de alergias
Estreñimiento
De corazón fuerte
Acidez estomacal, reflujo
Padecen insomnio

Pasivo:
Cuerpos flácidos
Sedentarios
Padecen de alergias
Buena eliminación
Arritmia del corazón
No padecen acidez estomacal ni reflujo
Duermen bien

Lo mismo pasa con las “TENDENCIAS DE COMPORTAMIENTO”, no son verdades absolutas pero pueden ser indicativas del tipo de sistema nervioso que es dominante en su cuerpo.

TENDENCIAS DE COMPORTAMIENTO:

Excitado:
Se irritan con facilidad, impacientes, exigentes
Disfrutan de las actividades físicas
Alta sexualidad (mucha testosterona)

Pasivo:
Calmados, controlados, tolerantes
Disfrutan de las actividades pasivas
Baja sexualidad (poca testosterona)

La aplicación de la Dieta 2×1© o de la Dieta 3×1© le funcionará mejor si usted toma estos factores en consideración y escoge sus alimentos tipo “A” (los que adelgazan) y sus alimentos tipo “E” (los que engordan) en base a su tipo de sistema nervioso. Es decir, con la Dieta 2×1© o la Dieta 3×1© usted determina las proporciones que consumirá entre los alimentos tipo “A” y los tipo “E” y con el tipo de sistema nervioso de su cuerpo podrá determinar qué clases de alimentos serían los mejores para utilizar como parte de sus alimentos tipo “A” y qué clases de alimentos debería preferir entre sus alimentos tipo “E”.

Estas serían las recomendaciones básicas de dieta según se aplica la Dieta 2×1© o la Dieta 3×1© a su tipo de sistema nervioso:

DIETA 2×1© O DIETA 3×1 RECOMENDADA

Excitado:
Dieta mas vegetariana
Consumo moderado de proteínas blancas y bajas en grasas: pollo, pavo o pescado
Pequeñas porciones de quesos bajos en grasa
Huevos
Yogurt bajo en grasa y azúcar
Dieta con una abundancia predominante de ensalada y vegetales
Poco o ningún uso de estimulantes como el café
Dieta baja en carbohidratos refinados

Pasivo:
Dieta más carnívora
Consumo de carnes rojas, cerdo, y de pescados mas grasoso como el salmón
Porciones de quesos más abundantes
Huevos
Yogurt bajo en azúcar y carbohidratos
Vegetales y ensalada se recomiendan para ser combinados con carnes o mariscos
Puede beneficiarle el uso moderado del café
Dieta baja en carbohidratos refinados

Observe que las sustancias estimulantes como el café, el azúcar y la nicotina del cigarrillo son especialmente perjudiciales para las personas que tienen un sistema nervioso EXCITADO precisamente porque logran un exceso de excitación nerviosa que es lo menos que este tipo de persona necesita. Cuando el sistema nervioso está EXCITADO los estimulantes (café, chocolates, azúcar, dulces, nicotina, etc.) causan estragos al sistema hormonal y terminan por perjudicar al metabolismo y la salud.

Por otro lado, siempre existe la posibilidad de que usted descubra que su sistema no es ni predominantemente EXCITADO ni PASIVO sino más bien BALANCEADO. Esto sería una buena noticia porque mientras más balanceado se encuentre su tipo de metabolismo más fácil se le hará lograr sus metas.

De todas maneras lo más importante es que usted observe los resultados de sus decisiones para que pueda constatar que en efecto está usted tomando las mejores decisiones para su salud y metabolismo. Todo el conocimiento del libro El Poder del Metabolismo está orientado a buscar resultados positivos. Si usted observa que ha tenido buenos resultados y luego nota que se detuvo el progreso al cambiar alguno de los factores, simplemente tome acción correctiva y vuelva a hacer lo que anteriormente estaba haciendo. Lo más importante en el proceso de recuperar o mejorar la salud, la energía y el metabolismo es observar los resultados para determinar qué le funciona mejor. ¡Todos no somos iguales!

Para rebajar después de la Navidad

chicho.jpg

La fiesta navideña y las celebraciones tuvieron su efecto en nuestro cuerpo. Ya acabó la Navidad y finalmente quedamos con esas libras de más que no deseamos. La ropa nos sirve de diario recordatorio y de constante tormento de la realidad: el cuerpo está más lleno de grasa, la ropa nos aprieta o nos queda algo más incómoda.

Algunos de nosotros podemos tratar de consolarnos con pensamientos como “Mi marido me quiere como yo soy y aunque esté gordita”, “Empezaré la dieta el próximo lunes”, “En algún momento tendré tiempo para hacerlo”, etc., etc., etc. Sin embargo, por más excusas o justificaciones que logremos inventar la triste realidad siempre nos golpea cuando nos miramos al espejo y muy especialmente cuando tratamos de vestirnos para salir a la calle. La ropa no miente, si te queda apretada es porque tu cuerpo se ha llenado aún más de grasa.

En este momento es bueno saber que realmente existen conocimientos que podemos aplicar para bajar de peso. Saber que se puede lograr bajar de peso comiendo de todo y sin “pasar hambre”. Es que ya se ha descubierto que lo que realmente funciona para bajar de peso no es “hacer dieta”, es MEJORAR EL METABOLISMO. Mejorar el metabolismo logra que nuestro cuerpo pueda quemar la grasa y que no tengamos que sufrir con una dieta de contar calorías o con alguna de esas otras ideas alocadas como la de comer solamente ensalada.

Hay acciones y hábitos nuestros que mejoran el metabolismo y hay otros factores que lo reducen. Para bajar de peso lo que hace falta es implementar en nuestra rutina de vida aquellos factores que mejoran el metabolismo mientras eliminamos todo lo que reduce el metabolismo. De esa manera el metabolismo se acelera y el cuerpo comienza a eliminar la grasa lo cual nos hace adelgazar.

Aquí hay una lista de factores y sus efectos: 

Aumentan el metabolismo: Reducen el metabolismo:
   
Tomar mucha agua Tomar refrescos aunque sean de dieta
Comer más proteínas (carnes, huevos) Comer más pan, harina, arroz, dulces, azúcar
Comer más vegetales y ensalada Comer pocos vegetales y ensalada
Usar vitaminas potentes No usar un suplemento de vitaminas
Desayuno alto en proteínas No desayunar
Hacer ejercicio Vida sedentaria
Control del estrés (adelgaza) Tener mucho estrés (engorda)
Ir bien al baño Tener estreñimiento

Utilizar la dieta correcta también nos ayuda a mejorar el metabolismo. Lo que se ha descubierto sobre este tema es que podemos bajar de peso “comiendo de todo” si aprendemos a proporcional los alimentos de forma correcta.   Ya se sabe que los alimentos que más engordan son los alimentos que fuerzan a nuestro cuerpo a producir una alta cantidad de la hormona insulina. La insulina es la hormona que logra que los alimentos se conviertan en grasa. Por lo tanto, la estrategia debe ser la de consumir una proporción menor de los alimentos que producen mucha insulina y más proporción de los alimentos que producen poca insulina. Con el propósito de simplificar llamamos alimentos tipo “A” a los alimentos que adelgazan y alimentos tipo “E” a los alimentos que engordan.

Los alimentos que nos ayudan a adelgazar, los alimentos tipo “A”, son: carnes, huevos, quesos, almendras, ensalada y los vegetales. Los alimentos tipo “E”, que nos engordan debido a la alta producción de insulina que ocasionan, son: pan, pasta, harina, arroz, papa, dulces, azúcar y chocolates. Si reducimos nuestro consumo de alimentos tipo “E”, a no más de ⅓ parte del total de lo que comamos, lograremos bajar de peso porque habremos reducido la insulina que el cuerpo produce.

2x1.jpgA esto le llamamos la Dieta 2×1®. Usando esta dieta podemos “comer de todo” y no necesitamos estar contando ni calorías, ni carbohidratos, ni grasas. La Dieta 2×1® se logra al consumir 2 porciones de los alimentos que adelgazan y 1 sola porción de los alimentos que engordan.

Por otro lado, recientemente se publicó el libro “El Poder del Metabolismo”. En este libro se revelan todas las técnicas que han resultado ser exitosas para las personas que quieren mejorar su metabolismo y adelgazar. Inclusive, puede usted solicitar ayuda u ordenar el libro llamando a RelaxSlim (www.relaxslim.com) al teléfono libre de cargos 1-866-568-9542 (en Estados Unidos).

Usando la Dieta 2×1® y haciendo aquellas cosas que aumentan el metabolismo como tomar mucha agua y dejar los refrescos de dieta es seguro que lograremos adelgazar. En fin, no todo está perdido, hay soluciones. La navidad nos dejó esas libritas de más pero se pueden eliminar en un corto tiempo sin pasar hambre y “comiendo de todo”.

Frank Suárez, Especialista en Obesidad y Metabolismo

Dificultad para adelgazar después del embarazo

La mayor cantidad de las personas que han buscado mi ayuda para adelgazar en estos últimos 10 años han sido mujeres.

La razón principal para esto ha sido la dificultad para adelgazar que muchas mujeres experimentan después de haber estado embarazadas.

Esta dificultad para adelgazar que claramente refleja un “metabolismo lento” en la mujer después del embarazo es bien común. De hecho, la gran mayoría de las mujeres que experimentan un embarazo terminan luciendo una talla de ropa bastante más grande que antes del embarazo y sólo rara vez logran regresar a su talla de ropa de antes del embarazo. Algo pasa con el metabolismo de muchas de las mujeres durante el embarazo que les condena a tener un “metabolismo lento”. Las causas de esto ya se conocen.

Muchas de las mujeres embarazadas sucumben a sus “antojos” durante el embarazo. Sus cuerpos le piden a gritos alimentos como azúcar, dulces, chocolates y otros carbohidratos refinados (pan, pasta, harina, arroz, etc.). Lo que se ha descubierto es que estos fuertes deseos de comer este tipo de alimentos son causados por una deficiencia del complejo de vitaminas B (B1, B2, B3, B5, B6 y ácido fólico). Cuando la mujer ha tenido una dieta no muy saludable y ha acumulado deficiencias de vitaminas en su cuerpo sufre de unos fuertes “antojos” por los alimentos que son dulces. Ceder ante estos “antojos” obliga al cuerpo a formar un exceso de grasa y un estado ácido interno que reduce el metabolismo. Por eso estas mujeres pueden ganar a veces hasta 50 libras de peso durante su embarazo y lo cual hará que después del parto se les haga muy difícil adelgazar el exceso.

El otro factor tiene que ver con el hongo candida albicans que vive en el cuerpo de todos nosotros. Si durante el embarazo una mujer abusa del azúcar y los carbohidratos refinados esto obligará a la colonia de hongos a crecer dentro de su cuerpo ya que este hongo se alimenta exclusivamente de azúcar y carbohidratos refinados. Suplirle mucha azúcar y carbohidratos refinados a un cuerpo con candida albicans es como echarle abono a la hierba mala para verla crecer. Cuando el hongo candida crece mucho dentro del cuerpo de una mujer su metabolismo se reduce y ella empieza a engordar además de que se le hace casi imposible adelgazar. El hongo candida produce picores en la piel, sinusitis, migrañas y otros síntomas pero es su producción de tóxicos dentro del cuerpo la que reduce el metabolismo y ocasiona la obesidad.

En adición a todo esto si el parto es doloroso o muy estresante a la mujer se le afecta la glándula tiroides y empieza a padecer de un “metabolismo lento”. Ya se sabe, por las investigaciones de doctores como el doctor Dennis Wilson, que lo que más afecta la tiroides es el dolor físico y el estrés. Por eso es que tantas mujeres empiezan a padecer de hipotiroidismo después de un parto que ha sido estresante o doloroso.

Todas estas situaciones tienen solución si se conocen los factores que controlan el metabolismo. Existe inclusive una dieta adecuada para contrarrestar los efectos del hipotiroidismo y existen formas de reducir el hongo candida albicans en el cuerpo utilizando productos naturales como el aceite de coco orgánico y también formas de evitar los “antojos” que siente una mujer durante su embarazo.

La realidad es que después del parto el bebé siempre es objeto de admiración por esa belleza increíble que tienen todos los bebés. Pero la madre no siempre queda con su belleza intacta porque se ve forzada a lucir unas tallas de ropa que son mucha más grandes que lo que era antes del parto. En la mayoría de los casos la madre no solamente se ve obligada a utilizar tallas más grandes sino que sin la ayuda correcta empieza a padecer de un “metabolismo lento” que le hace imposible regresar a su peso o talla normal. Hay soluciones a esto si se conoce el metabolismo y se enfocan las verdaderas causas.

En mi libro “El Poder del Metabolismo” se explican todos los factores que ocasionan el llamado “metabolismo lento” pero importante aun se ofrecen las SOLUCIONES al problema. Ninguna mujer tiene que vivir condenada a tener un cuerpo que no le satisface ni a sufrir de un “metabolismo lento” simplemente porque asumió su responsabilidad de convertirse en una madre.

Frank Suárez, Especialista en Obesidad y Metabolismo

La compulsión por “bajar de peso”

pesa.jpg

Se calcula que en cualquier momento del año aproximadamente el 38% de todas las personas del país están haciendo algún tipo de dieta o programa de ejercicios para “bajar de peso”. Esto significa que más de 1 de cada 3 personas desea lograr una reducción de su peso corporal y está dispuesta a sacrificarse de alguna manera para lograrlo.

Lo triste es que la gran mayoría de ellos, como un 95% de estas personas, terminan abandonando sus esfuerzos y fracasan en sus intentos de dieta o ejercicios. Son muy pocos los que lo logran, y mucho menos los que lo pueden mantener. Debido a esto la obesidad y el sobrepeso han venido en aumento durante los últimos 40 años y hoy se han convertido en una “epidemia” porque afectan a la gran mayoría de nuestra población.

Mientras tanto los medios de publicidad nos bombardean a diario con las imágenes de modelos esqueléticas como símbolos de lo delgado que todos deberíamos de ser. Todo lo que vemos en la televisión y en la prensa nos indica que estamos “gordos” y que tenemos libras de más.

En mi experiencia muchas de las personas que se ponen a dieta fracasan solamente porque tienen una meta equivocada o una compulsión por “bajar de peso”. La general de que el problema es que tenemos demasiado peso es una creencia equivocada. El problema general no es que tengamos demasiado peso, el problema es que tenemos demasiada GRASA y eso es lo que nos clasifica como “gordos”, la grasa.

Hay una diferencia importante que debemos reconocer antes de ponernos a dieta para luego sentirnos fracasados porque no estamos “bajando de peso” como nos gustaría. La diferencia crucial está en saber fijar la meta correctamente. No es lo mismo “bajar de peso” que ADELGAZAR. Cuando el cuerpo “baja de peso” la pérdida puede ser de agua, músculo o grasa. La realidad es que lo único que nos interesa reducir es la GRASA. No queremos reducir el agua porque se nos deshidrata el cuerpo y se nos reduce el metabolismo lo cual eventualmente nos hará engordar. Tampoco queremos reducir los músculos del cuerpo porque si se reducen nuestra piel quedará flácida y con “pellejos”. Lo importante es reducir la GRASA. A eso se le llama “adelgazar” y eso es lo que realmente queremos lograr.

La gente tiene una compulsión con el peso de su cuerpo. Quieren, cueste lo que cueste, “baja de peso”. Pero se les olvida que el cuerpo está compuesto de muchas cosas: agua, huesos, músculos, carne y grasa. Lo único que realmente queremos reducir es la grasa porque es la grasa la que nos hace estar “gordos”. La grasa excesiva también es la que tapa nuestras arterias y produce los ataques al corazón y la alta presión. La grasa excesiva es la que causa la “resistencia a la insulina” a los diabéticos y les hace imposible controlar su diabetes. Es la grasa excesiva la que hace que muchas mujeres sean infértiles o que tengan una menstruación dolorosa e irregular. La grasa es una sustancia necesaria pero cuando se acumula de forma excesiva ocasiona un montón de problemas hormonales y de salud. Lo que queremos reducir es nuestro exceso de grasa. O sea, adelgazar.

El peso nunca ha sido una buena medida para saber cuánta grasa contiene el cuerpo. Esto es debido a que el cuerpo humano es por lo menos 65% agua y el agua pesa mucho más que la grasa. La grasa no es una sustancia pesada y es por esto que la gente gordita flota en el agua con mucha facilidad. La grasa es una sustancia muy liviana pero el problema es que es VOLUMINOSA. O sea, ocupa mucho espacio. Por eso, tratar de medir los resultados de una dieta o de un programa de ejercicios con una pesa o con una báscula es exponerse a fracasar. Lo que realmente debemos observar, si estamos adelgazando, es la talla de ropa. Observar la forma en que nos queda la ropa no falla porque nos dice con claridad si realmente estamos reduciendo la grasa del cuerpo o no.

suicidio.jpgPor otro lado, cuando nos ponemos la presión de estarnos pesando el cuerpo ello nos crea una ansiedad que aumenta los niveles de la hormona cortisol y eso no nos permite adelgazar.

El estrés continuo de estarse pesando cada día ayuda a sabotear el esfuerzo porque la hormona cortisol nos reduce el metabolismo, nos da hambre y nos hace engordar.

Si usted quiere hacer algo lógico y efectivo para adelgazar olvídese de la pesa. No pese su cuerpo más de 1 vez en semana y siempre tenga presente que el problema no es “estar pesado”. El problema verdadero es estar “gordo” y eso no se puede determinar bien con una báscula.

Observe los cambios en su talla de ropa. Si alguien le pregunta ¿cuántas libras has bajado? sólo contéstele “he reducido 2 tallas de ropa” (si es usted una mujer) o “mi cintura se ha reducido 4 pulgadas” (si es usted un hombre). Nunca le de demasiada importancia al peso de su cuerpo. Sí déle mucha importancia a poder ponerse esa ropa que tenía colgada en el ropero que ya no se podía poner porque le quedaba apretada.

Para colmo cuando una persona hace un régimen de ejercicios aumenta de peso. Pero este aumento de peso es algo bueno porque al hacer ejercicio a la persona le crece su masa muscular. Los músculos pesan 2 ½ veces más que la grasa. Si los músculos aumentan se reducirá la grasa del cuerpo y usted adelgazará. Aumentar la musculatura es algo bueno. He oído a un supuesto experto en nutrición decirle a su cliente que no haga ejercicio porque hacer ejercicio “le aumenta de peso”. Esto refleja la ignorancia del experto en nutrición sobre el cuerpo humano. La mejor forma de adelgazar es hacer la dieta correcta y acompañar el esfuerzo con una rutina de ejercicios.

Entonces, olvídese del peso. No es importante. Observe su talla de ropa o el tamaño de su cintura. Déle unas vacaciones a su pesa (báscula) y verá como usted adelgaza y aumenta su nivel de energía.

Frank Suárez, Especialista en Obesidad y Metabolismo

Si no duermes bien tampoco podrás adelgazar bien

sleep.jpg

Es curioso como todo lo que pasa en nuestro cuerpo está relacionado a todo lo otro que pasa en el cuerpo. Muchas personas que experimentan el problema de tener un “metabolismo lento” que les dificulta el bajar de peso también padecen de insomnio (dificultad para dormir). La realidad es que el sueño es vital al metabolismo y a la salud.

El cuerpo humano está en un constante proceso de construcción (nuevas células) y reparación de las células que han sufrido algún daño. Una parte de las células que constituyen al cuerpo va muriendo cada día mientras es reemplazado por nuevas células que se van creando. Digamos que es un constante “nacer” y “morir” de las células lo que mantiene la vida del cuerpo.

Cuando nosotros dormimos es el momento en el cual nuestro cuerpo repara las células que han sufrido algún daño. La realidad es que el cuerpo nunca “duerme” ya que siempre está trabajando en algo o de creación o de reparación interna. Nosotros sí “dormimos” porque descansamos del pensar y de la vigilancia y atención constante de nuestros sentidos sobre nuestro medio ambiente. Pero el cuerpo realmente nunca para de trabajar mientras mantiene en alerta a todo su sistema de defensa (el sistema inmune) por si acaso se detecta alguna amenaza (bacteria, parásito, virus, etc) que halla que atacar.

A las personas que padecen de insomnio, o aquellas que se despiertan repetidas veces por la noche porque tienen un sueño muy liviano, se les hace casi imposible adelgazar. Esto es así porque la falta de una calidad de sueño adecuada produce un estado estresante al cuerpo. Cuando el cuerpo está bajo estrés produce un exceso de la hormona del estrés que se llama cortisol y esa hormona es una hormona que acumula grasa (engorda) mientras poco a poco va destruyendo la musculatura (crea arrugas y piel flácida). Es por esto que cuando no dormimos bien amanecemos en un estado de crisis y con muy poca energía.

La hormona cortisol que produce el cuerpo cuando existe estrés es la misma sustancia que el medicamento llamado cortisona el cual muchas personas han observado que les engorda cuando su doctor se los receta y lo empiezan a utilizar. El cuerpo produce cortisol siempre que está bajo estrés físico o emocional.

Muchas veces el insomnio es causado por una condición de la glándula tiroides llamada hipotiroidismo. El hipotiroidismo desgraciadamente no siempre se detecta en los análisis de laboratorio porque existe lo que llaman un “hipotiroidismo subclínico” (que no se detecta en los análisis). Muchas personas padecen de problemas con su tiroides que les causan insomnio y obesidad y sin embargo no se les detecta la condición en los análisis de laboratorio.

Una forma de saber si el insomnio está siendo causado por problemas con la tiroides es tomándose la temperatura del cuerpo. El doctor Broda Barnes, un endocrinólogo (especialista en hormonas) descubrió que la temperatura del cuerpo refleja directamente cualquier problema con la tiroides aun en los casos en los cuales el problema no se refleja en los análisis de laboratorio. Se le llama “la prueba Barnes de la temperatura” y es algo que está listado hasta en el libro de referencia que utilizan los doctores en sus oficinas (libro llamado “PDR”).

Si usted no duerme bien y se le hace muy difícil bajar de peso usted puede aprender a tomarse la temperatura del cuerpo para detectar si es que su tiroides está afectada. Esta prueba la hace una persona en su casa con un termómetro y es gratis. Quizás por esto (es gratis y no deja dinero) no se ha hecho más aceptable entre muchos de los médicos. Generalmente nadie promueve aquellas cosas que no dejan dinero.

A veces me pongo a pensar, mientras observo las industrias relacionadas a la salud, que las personas saludables no son un buen negocio para estas industrias. Hay cantidad de buenos médicos allá afuera y cantidad de otros profesionales de la salud que desean ayudarnos. Pero, sospecho que para la industria farmacéutica y otras relacionadas a la salud el negocio es mantenernos ignorantes y enfermos. De esa manera continuamos consumiendo sus productos y servicios.

De todas maneras, nuestra única y verdadera arma de defensa es el CONOCIMIENTO. Si logramos entender los principios básicos que mejoran la salud y el metabolismo nunca tendremos que ser víctimas de nuestra ignorancia. Por eso escribí mi libro El Poder del Metabolismo donde explico, en palabras sencillas, cuales son los factores que determinan si dormimos bien, adelgazamos o logramos mejorar nuestra salud.

Frank Suárez, Especialista en Obesidad y Metabolismo

Hipotiroidismo: el efecto del estrés en la glándula tiroides

tiroides.jpgTodos tenemos una glándula en el cuello llamada “glándula tiroides”. Tiene la forma como de una mariposa con las alas abiertas y es la glándula que controla nuestro metabolismo, la energía y la temperatura del cuerpo.

Podríamos decir que la tiroides es una combinación de “pedal acelerador” (control de velocidad) y “termostato” (control de temperatura) para el cuerpo. Cuando la glándula tiroides funciona deficientemente TODO en el cuerpo se pone débil, lento y más frío.

El hipotiroidismo podría considerarse una epidemia. Se estima que aproximadamente el 40% de las mujeres y el 5% de todos los hombres lo padecen. Curiosamente es una condición que afecta mucho más a las mujeres que a los hombres. De hecho, la proporción es de 8 mujeres con hipotiroidismo por cada hombre que lo padece.

Es una condición muy penosa porque las personas con hipotiroidismo sufren de: estreñimiento, depresión, cansancio continuo, dificultad para bajar de peso, alto colesterol, caída del pelo, pérdida de interés en el sexo, frío en las extremidades (manos o pies), piel reseca, retención de líquidos, infecciones recurrentes, problemas digestivos y otros síntomas adicionales.

La causa principal del hipotiroidismo es el estrés, los problemas personales o de familia, el dolor físico (como el de un parto en la mujer) y la pérdida de una relación o ser querido. Esto es lo que el Dr. Broda Barnes, endocrinólogo (especialista en glándulas y hormonas) quien es autor del libro Hypothyroidism: The Unsuspected Illness, descubrió después de tratar a más de 10,000 pacientes con hipotiroidismo. La causa principal es algún evento traumático de la vida o alguna pérdida causante de severo estrés.

Yo llevo unos 10 años ayudando a miles de personas a mejorar su metabolismo y adelgazar. Mi observación es que por lo menos el 40% de ellos padecen de la tiroides aunque la condición no haya sido detectada o diagnosticada por su doctor. Son personas cansadas, débiles, gordas, enfermas, deprimidas que también padecen de alto colesterol, caída de pelo, frío en las extremidades, estreñimiento, pérdida de memoria, retención de agua y las otras manifestaciones adicionales que causa el hipotiroidismo. Sé que es así porque cuando les recomiendo una dieta y suplementos naturales que ayudan a su tiroides TODOS logran bajar de peso cuando que antes siempre habían fracasado.

Es importante que una persona sepa de esta condición, hipotiroidismo, que no siempre se refleja en los análisis de laboratorio para la tiroides. Por eso le dediqué un par de capítulos en mi libro El Poder del Metabolismo para enseñar a las personas a detectar la condición y poder obtener la ayuda correcta para solucionarla.

El hipotiroidismo es posiblemente uno de los causantes principales de muchos de los divorcios y fracasos matrimoniales. Cuando una persona está afectada con esta condición se deprime, se pone intolerante e inestable emocionalmente y en adición pierde interés en la actividad sexual. Esto sabotea la relación de pareja y muchas veces termina en un divorcio.

El problema principal es que muchas de las personas (sobre todo mujeres) que lo padecen no han aprendido a detectarlo. En mi libro El Poder del Metabolismo publiqué un capítulo titulado “La temperatura lo dice todo” para enseñar a los lectores la prueba del Dr. Barnes. Es una prueba que utiliza un termómetro casero para medir la temperatura del cuerpo y poder detectar la condición. Según el Dr. Barnes, y muy de acuerdo con lo que yo he podido observar en miles de personas estos últimos 10 años, la temperatura del cuerpo es un mejor índice del problema de hipotiroidismo que lo que son los análisis de laboratorio. Esto aunque no le guste oírlo un técnico de laboratorio es la verdad por lo menos en lo que respecta a las pruebas de hormonas de la tiroides.

La moraleja del asunto es que no se puede resolver un problema que uno ni siquiera sabe que existe en uno. Si usted o un ser querido están experimentando lo que parece ser una condición de hipotiroidismo es bueno que se eduque sobre el tema para que pueda ayudar o ser ayudado. Hay soluciones, pero primero hay que saber si realmente esta es la causa de los problemas de salud y metabolismo que está experimentando.

Frank Suárez –Especialista en Obesidad y Metabolismo

¡Se puede perder hasta el pelo!

calvo.jpg

Es cierto que la caída de pelo o calvicie puede ser causada por factores hereditarios pero no siempre es así. El sobrepeso y la obesidad también pueden ocasionar una constante y hasta severa pérdida de pelo, que es especialmente notable en la mujer.

Desde hace unos años que se sabe que en la caída de pelo juegan varios factores hormonales. En el caso de los hombres se sabe que ocurren unos cambios en la hormona masculina testosterona que causan la calvicie. Pero, existen también otros factores hormonales causados por el exceso de estrés o por el exceso de grasa en el cuerpo que también nos pueden dejar sin pelo en la cabeza.

Cada una de las hormonas que el cuerpo produce tiene alguna misión que cumplir en el cuerpo. Si dijéramos que las células del cuerpo son los “empleados” entonces las hormonas serían los “jefes de departamento”. Los “jefes” siempre son los que dan las órdenes en una organización y en el cuerpo pasa lo mismo con las hormonas. Podríamos decir que las hormonas son las sustancias que el cuerpo utiliza para darle órdenes a sus células. Por ejemplo, una hormona como la testosterona le dice a algunas células que se comporten como “hombres” mientras otra hormona contraria como el estrógeno les dice a otras células que se comporten como “mujeres”. Por eso es que si un hombre se inyectara la hormona estrógeno en poco tiempo le saldrían hasta senos. En fin, las hormonas son los “jefes” y son las que mandan.

Cuando el cuerpo se llena de grasa excesiva y se aumenta de peso se descalabra el sistema hormonal. En ese punto las distintas hormonas empiezan a chocar o a “interferir” las unas con las otras. Es como si los distintos “jefes de departamento” empezaran cada uno a querer mandar en otros departamentos de la organización donde no les toca ejercer su autoridad. Un exceso de hormonas crea una situación de “muchos jefes y pocos indios”. Es un conflicto interno del cuerpo entre las distintas hormonas.

Se ha descubierto que la grasa es una fuente de producción de la hormona femenina estrógeno. O sea que mientras más grasa tenga una persona en el cuerpo mayor cantidad de estrógeno habrá. El estrógeno a su vez es una hormona que interfiere con las hormonas de la glándula tiroides. Cuando esto pasa la función de la glándula tiroides se reduce y la persona notará que cuando se peina o se baña se le desprenden una buena cantidad de sus cabellos. En efecto la persona se va quedando calva o con tan poquito pelo que se nota desde lejos que ha perdido mucho pelo. Esto es especialmente notable y triste en las mujeres. Para una mujer su cabello es parte integral de su imagen como mujer.

¡La obesidad y el sobrepeso también tumban el pelo!

Frank Suárez –Especialista en Obesidad y Metabolismo

¡Los problemas de pareja le engordan!

Pareja enojada

Algunos piensan que todo el que está sobrepeso es solamente porque consume demasiada comida. ¡Nada más lejos de la verdad! Hasta tener problemas matrimoniales o de pareja le engordan.

La realidad es que nuestro cuerpo es controlado por la mente. Es principalmente a nivel mental que nosotros experimentamos el estrés que nos causa la vida. Como la mente controla al cuerpo aquello que nos afecta mentalmente termina por afectar al cuerpo. Ya se descubrió que el estrés engorda. El mecanismo exacto de cómo el estrés nos engorda está basado en la reacción hormonal que tiene nuestro cuerpo cuando nosotros experimentamos estrés. Cuando tenemos estrés nuestro cuerpo produce un exceso de la hormona llamada cortisol que es una hormona que engorda porque obliga al cuerpo a acumular grasa. De hecho, esta hormona además de engordarnos nos causa más hambre. Experimentar mucho estrés produce mucho cortisol y el mucho cortisol acumulará grasa muy en especial en nuestro abdomen (barriga) y en las caderas. La gente que sufre de mucho estrés siempre engordan en el abdomen de forma más notable que en las otras partes de su cuerpo.

Recientemente observé a mi amigo Juan C. quién venía luchando con su peso y con reducir su cintura por muchos meses y sin tener éxito. Juan C. se había forzado a hacer una dieta baja en carbohidratos, tomar mucha agua, tomar vitaminas e inclusive estaba asistiendo a un gimnasio 3 o 4 veces por semana. Sin embargo, Juan C. simplemente seguía engordando y se quejaba de que su ropa cada vez le quedaba más y más apretada. Era algo ilógico porque Juan C. estaba haciendo todo lo correcto: dieta y ejercicio. Nada parecía funcionar y Juan C. ya se mostraba medio deprimido y apático con su meta de poder adelgazar.

Transcurrieron como 2 meses sin resultados. Era desesperante lo que Juan C. estaba experimentando, mucho esfuerzo de dietas y ejercicios y ningún resultado. Un día entró a mi oficina para hablarme de un asunto distinto, los problemas con su pareja. Se le sentía agitado mientras me explicaba su frustración con la relación. Después de un rato de conversación Juan C. llegó a la conclusión de que esa relación no tenía futuro y que debía terminarla. Por un instante lo observé mucho más seguro de si mismo y de lo correcto de la decisión de terminar la relación y salir del sufrimiento que la misma le causaba.

Poco más de 2 semanas después Juan C. regresó a mi oficina, se subió la camisa y me dijo “mire como he bajado de peso”. La verdad es que quedé impresionado. Me estaba enseñando una cintura como 2 o 3 pulgadas más pequeña y realmente se le notaba que había bajado una gran cantidad de grasa.

Le pregunté ¿cómo lo lograste?. Con una amplia sonrisa me dijo “terminé con mi relación que era una pesadilla y desde entonces he bajado de peso sin mucho esfuerzo”. Me dijo “estoy tranquilo, tengo mi propio apartamento y me encanta estar en él”. Me continuó diciendo “¡Don Frank, era el estrés, no me dejaba bajar de peso!”.

En mi libro “El Poder del Metabolismo” dediqué un capítulo al tema de cómo el estrés nos engorda. Pero, admito que nunca había visto un caso tan obvio como el de mi amigo Juan C.

Así que tener la pareja incorrecta, con las discusiones y conflictos de pareja que ello trae, puede que no añada calorías a nuestra dieta. Pero, definitivamente engorda. Si no me creen pregúntenle a Juan C.



Hit Counter