Archivo de la categoría: Azúcar

LA DIABETES, UNA FORMA SEGURA DE MORIR AHOGADO EN AZÚCAR

Insulina

La diabetes es una condición que se caracteriza por exceso de orina, una sed persistente, pérdida de peso y una fatiga crónica que muchas veces se acompaña con un estado emocional de apatía. Además, se sabe que más del 90% de los diabéticos padecen de sobrepeso u obesidad. Como si esto fuera poco la diabetes es también la causa principal de las amputaciones, de la pérdida o daño a los riñones y de los ataques al corazón. El problema es que cada vez hay más y más personas con diabetes y la Asociación Americana de Diabetes estima que actualmente hay un 7.8% de la población de los Estados Unidos que padece de diabetes (diagnosticada) y otro 18% que padece la llamada prediabetes que en efecto quiere decir que son “futuros diabéticos”. Según el Censo de los Estados Unidos la población ya llegaba a unos 317 millones de habitantes para el 2009 y por lo tanto existen más de 81 millones de personas, o el 25.8% de la población, que o ya tiene diabetes o que está en vías de descubrírsele. En efecto 1 de cada 4 americanos se verá impactado por la diabetes tarde o temprano. ¡Es una epidemia y continúa en aumento!
Hay una cantidad ilimitada de teorías sobre las causas de la diabetes. Los científicos e investigadores médicos, que en realidad no saben que la causa, siempre terminan por echarle la culpa a los genes y al “factor hereditario”. Los nutricionistas culpan al azúcar. Los naturistas a los químicos y preservativos. La realidad es que nadie sabe que causa esta condición y la gran mayoría tampoco sabe cómo controlarla sin medicamentos lo cual es muy conveniente para las farmacéuticas que se benefician vendiendo sus medicamentos. Los diabéticos son la parte de la población que más enfermedades padece (alta presión, altos triglicéridos, alto colesterol, depresión, pérdida de la potencia sexual en los hombres, etc., etc.).
Si nos fijamos en el hecho de que más del 90% de los diabéticos padecen de sobrepeso y en el hecho comprobado que al bajar de peso también se regulan los niveles de glucosa de la sangre y se controla la diabetes podríamos ver que en realidad la diabetes tiene mucho que ver la nutrición y con el metabolismo del cuerpo humano.
En los últimos 12 años he tenido la oportunidad de ayudar a más de 25,000 personas a bajar de peso. Unos 7,500 de ellos eran diabéticos. Observé que al bajar de peso ocurrían milagros como: diabéticos que ya no necesitaban inyectarse insulina, diabéticos que tenían que reducir o eliminar sus medicamentos para la diabetes (con la ayuda de sus médicos), hombres diabéticos que estaban impotentes y a quienes les había regresado la potencia sexual y diabéticos que tenían llagas o heridas que no sanaban y que ahora ya les habían cicatrizado. O sea, ¡puros milagros!
En los tiempos antiguos en los países como la India a los diabéticos se les detectaba la diabetes pidiéndoles que orinaran en la tierra y observando si las hormigas se veían atraídas por la azúcar de la orina de un diabético. La diabetes por definición es un problema del cuerpo en el cual la azúcar de la sangre llamada “glucosa” se acumula en exceso y es precisamente esa misma azúcar la que destruye el cuerpo de la persona con diabetes. Todas las azucares se fermentan cuando están en ambientes húmedos y calientes (como el cuerpo humano). La persona con diabetes tiene dentro de su cuerpo lo que sería equivalente a un alambique (“still”) que produce ácidos y alcohol (moonshine) debido al exceso de azúcar (glucosa) que flota en la sangre. Los ácidos y el alcohol que se producen en su cuerpo debido al exceso de azúcar en la sangre le destruyen poco a poco el cuerpo. Como los ácidos destruyen el oxígeno del cuerpo las células se ahogan en azúcar y ácidos lo cual les causa la muerte por falta de oxígeno. En fin, la azúcar mata al diabético.

Mi experiencia con miles de diabéticos ha sido que la diabetes es simplemente una inhabilidad del cuerpo para procesar los carbohidratos refinados. En otras palabras, el cuerpo de un diabético tiene serios problemas cuando se le alimenta con pan, harina, dulces, chocolates, arroz, papas, frutas dulces, etc. Si el diabético comete el error de comer frutas tropicales que son demasiado dulces como pasas, mango, guineo (banana) también tendrá problemas. En principio he visto en miles de casos que si se concentran en consumir carbohidratos naturales (vegetales y ensaladas) combinados con carnes (pollo, pavo, res y mariscos) y acompaña esto con un consumo abundante de agua (no refrescos de dieta) ven una mejoría increíble en su diabetes. Inclusive hemos documentado cientos de casos de diabéticos que al aplicar la Dieta 3×1™ que recomendamos pudieron, con la ayuda de su médico, eliminar totalmente la necesidad de inyectarse insulina. Otros tuvieron que reducir o eliminar sus medicamentos para la diabetes al aplicar esta dieta.
En el libro El Poder del Metabolismo se explica la Dieta 3×1™ y el “estilo de vida” que han resultado ser de ayuda para los diabéticos y para aquellas personas que necesitan bajar de peso. Para más información entra a RelaxSlim e infórmate. Cuando se combina una dieta fácil de hacer como la Dieta 3×1™ que te permite “comer de todo”, con suficiente uso de agua, los resultados no se hacen esperar. La persona baja de peso y controla su diabetes.
Frank Suárez
Especialista en Obesidad y Metabolismo

Para rebajar después de la Navidad

chicho.jpg

La fiesta navideña y las celebraciones tuvieron su efecto en nuestro cuerpo. Ya acabó la Navidad y finalmente quedamos con esas libras de más que no deseamos. La ropa nos sirve de diario recordatorio y de constante tormento de la realidad: el cuerpo está más lleno de grasa, la ropa nos aprieta o nos queda algo más incómoda.

Algunos de nosotros podemos tratar de consolarnos con pensamientos como “Mi marido me quiere como yo soy y aunque esté gordita”, “Empezaré la dieta el próximo lunes”, “En algún momento tendré tiempo para hacerlo”, etc., etc., etc. Sin embargo, por más excusas o justificaciones que logremos inventar la triste realidad siempre nos golpea cuando nos miramos al espejo y muy especialmente cuando tratamos de vestirnos para salir a la calle. La ropa no miente, si te queda apretada es porque tu cuerpo se ha llenado aún más de grasa.

En este momento es bueno saber que realmente existen conocimientos que podemos aplicar para bajar de peso. Saber que se puede lograr bajar de peso comiendo de todo y sin “pasar hambre”. Es que ya se ha descubierto que lo que realmente funciona para bajar de peso no es “hacer dieta”, es MEJORAR EL METABOLISMO. Mejorar el metabolismo logra que nuestro cuerpo pueda quemar la grasa y que no tengamos que sufrir con una dieta de contar calorías o con alguna de esas otras ideas alocadas como la de comer solamente ensalada.

Hay acciones y hábitos nuestros que mejoran el metabolismo y hay otros factores que lo reducen. Para bajar de peso lo que hace falta es implementar en nuestra rutina de vida aquellos factores que mejoran el metabolismo mientras eliminamos todo lo que reduce el metabolismo. De esa manera el metabolismo se acelera y el cuerpo comienza a eliminar la grasa lo cual nos hace adelgazar.

Aquí hay una lista de factores y sus efectos: 

Aumentan el metabolismo: Reducen el metabolismo:
   
Tomar mucha agua Tomar refrescos aunque sean de dieta
Comer más proteínas (carnes, huevos) Comer más pan, harina, arroz, dulces, azúcar
Comer más vegetales y ensalada Comer pocos vegetales y ensalada
Usar vitaminas potentes No usar un suplemento de vitaminas
Desayuno alto en proteínas No desayunar
Hacer ejercicio Vida sedentaria
Control del estrés (adelgaza) Tener mucho estrés (engorda)
Ir bien al baño Tener estreñimiento

Utilizar la dieta correcta también nos ayuda a mejorar el metabolismo. Lo que se ha descubierto sobre este tema es que podemos bajar de peso “comiendo de todo” si aprendemos a proporcional los alimentos de forma correcta.   Ya se sabe que los alimentos que más engordan son los alimentos que fuerzan a nuestro cuerpo a producir una alta cantidad de la hormona insulina. La insulina es la hormona que logra que los alimentos se conviertan en grasa. Por lo tanto, la estrategia debe ser la de consumir una proporción menor de los alimentos que producen mucha insulina y más proporción de los alimentos que producen poca insulina. Con el propósito de simplificar llamamos alimentos tipo “A” a los alimentos que adelgazan y alimentos tipo “E” a los alimentos que engordan.

Los alimentos que nos ayudan a adelgazar, los alimentos tipo “A”, son: carnes, huevos, quesos, almendras, ensalada y los vegetales. Los alimentos tipo “E”, que nos engordan debido a la alta producción de insulina que ocasionan, son: pan, pasta, harina, arroz, papa, dulces, azúcar y chocolates. Si reducimos nuestro consumo de alimentos tipo “E”, a no más de ⅓ parte del total de lo que comamos, lograremos bajar de peso porque habremos reducido la insulina que el cuerpo produce.

2x1.jpgA esto le llamamos la Dieta 2×1®. Usando esta dieta podemos “comer de todo” y no necesitamos estar contando ni calorías, ni carbohidratos, ni grasas. La Dieta 2×1® se logra al consumir 2 porciones de los alimentos que adelgazan y 1 sola porción de los alimentos que engordan.

Por otro lado, recientemente se publicó el libro “El Poder del Metabolismo”. En este libro se revelan todas las técnicas que han resultado ser exitosas para las personas que quieren mejorar su metabolismo y adelgazar. Inclusive, puede usted solicitar ayuda u ordenar el libro llamando a RelaxSlim (www.relaxslim.com) al teléfono libre de cargos 1-866-568-9542 (en Estados Unidos).

Usando la Dieta 2×1® y haciendo aquellas cosas que aumentan el metabolismo como tomar mucha agua y dejar los refrescos de dieta es seguro que lograremos adelgazar. En fin, no todo está perdido, hay soluciones. La navidad nos dejó esas libritas de más pero se pueden eliminar en un corto tiempo sin pasar hambre y “comiendo de todo”.

Frank Suárez, Especialista en Obesidad y Metabolismo

La mazorca de la obesidad

mazor.jpg

La obesidad se ha convertido en una verdadera “epidemia” y nada de lo que hagamos parece contener el crecimiento de esta condición. Lo más triste es que también está afectando a nuestros niños y cada vez son más los niños o niñas con obesidad infantil.

Hay distintos factores que han venido propulsando la obesidad. Uno de ellos es el cuantioso uso del endulzador llamado High Fructose Corn Syrop (HFCS) que hoy en día se utiliza más que ningún otro tipo de azúcar. En español a este tipo de azúcar, que es producido del maíz, se le llamaría “jarabe de maíz rico en fructosa”.

Resulta que en los años 70 el azúcar que se fabricaba de la caña y de la remolacha empezó a encarecer. Para ese entonces un grupo de investigadores japoneses desarrollaron un largo proceso químico de fermentación para extraer azúcar en forma de fructosa del almidón del maíz. Aunque el proceso era largo el costo del azúcar llamada High Fructose Corn Syrop (HFCS) que se extraía del maíz era mucho más barata que la azúcar hecha de la caña o de la remolacha. No tardó mucho tiempo en lo que todas las compañías de refrescos, mantecados, jugos endulzados y alimentos preparados empezaron a utilizar el High Fructose Corn Syrop (HFCS). De hecho si usted lee las etiquetas de los alimentos que compra en el supermercado encontrará el High Fructose Corn Syrop (HFCS) en prácticamente todos los alimentos enlatados o embotellados.

Por ejemplo, una lata de 12 onzas de refresco carbonatado contiene 13 cucharitas del High Fructose Corn Syrop (HFCS). Debido a que el consumo de sodas se duplicó desde el 1970 ya consumíamos 56 galones de soda por persona para el año 2001. El consumo de High Fructose Corn Syrop (HFCS) ya subió a 63 libras por persona al año para el 2001.

Investigaciones que se hicieron en la Universidad de Michigan descubrieron que la fructosa se convierte en el hígado en una mayor cantidad de triglicéridos (grasas). La fructosa del High Fructose Corn Syrop (HFCS) no estimula la creación de la hormona leptin que nos ayuda reducir los niveles de grasa y que controla el apetito. Cuando consumimos fructosa el hambre no se reduce de forma marcada debido a esta misma situación.

La doctora Meira Fields, del Departamento de Agricultura federal ha estado investigando los efectos dañinos de los distintos tipos de azúcar en las ratas de laboratorio. Lo que encontró es que cuando las ratas consumen una dieta alta en azúcar de caña o remolacha se enferman. Cuando la dieta es alta en fructosa, el componente principal del High Fructose Corn Syrop (HFCS), el daño es masivo con una notable degeneración de los tejidos de los órganos vitales como corazón y páncreas. En efecto, el uso del High Fructose Corn Syrop (HFCS) logra que muchas de las ratas se vuelvan diabéticas.

La fructosa del High Fructose Corn Syrop (HFCS) se metaboliza solamente en el hígado y ya se descubrió que se convierte mucho más fácilmente en grasa que el resto de los otros tipos de azúcares. Curiosamente el aumento vertiginoso en las tasas de obesidad empezó a sentirse en los años 80 cuando empezó realmente a crecer el consumo del High Fructose Corn Syrop (HFCS). Desde el 1970 el consumo de este tipo de azúcar extraída del maíz ha aumentado en un 4,080%.

A través de la práctica incesante los criadores de gallinas y cerdos han descubierto que nada engorda más a sus animales que el maíz. En estos animales lo que principalmente se utiliza es el maíz para engordarlos porque la experiencia ha demostrado que el maíz es eficiente para eso, para engordar. Es de pensar que el maíz por su alto contenido en fructosa logra el aumento de peso y también sostiene el hambre voraz que les hace engordar. El High Fructose Corn Syrop (HFCS) es un tipo de azúcar que debe evitar si usted quiere adelgazar. Desgraciadamente ya está siendo utilizado en casi todos los alimentos preparados o congelados, en los refrescos y en los jugos endulzados y se le va a hacer difícil encontrar productos que no contengan el High Fructose Corn Syrop (HFCS).

De todas maneras lo que más daño le puede hacer es aquello que usted desconoce. Lea las etiquetas y protéjase del High Fructose Corn Syrop (HFCS).

Frank Suárez, Especialista en Obesidad y Metabolismo

Dificultad para adelgazar después del embarazo

La mayor cantidad de las personas que han buscado mi ayuda para adelgazar en estos últimos 10 años han sido mujeres.

La razón principal para esto ha sido la dificultad para adelgazar que muchas mujeres experimentan después de haber estado embarazadas.

Esta dificultad para adelgazar que claramente refleja un “metabolismo lento” en la mujer después del embarazo es bien común. De hecho, la gran mayoría de las mujeres que experimentan un embarazo terminan luciendo una talla de ropa bastante más grande que antes del embarazo y sólo rara vez logran regresar a su talla de ropa de antes del embarazo. Algo pasa con el metabolismo de muchas de las mujeres durante el embarazo que les condena a tener un “metabolismo lento”. Las causas de esto ya se conocen.

Muchas de las mujeres embarazadas sucumben a sus “antojos” durante el embarazo. Sus cuerpos le piden a gritos alimentos como azúcar, dulces, chocolates y otros carbohidratos refinados (pan, pasta, harina, arroz, etc.). Lo que se ha descubierto es que estos fuertes deseos de comer este tipo de alimentos son causados por una deficiencia del complejo de vitaminas B (B1, B2, B3, B5, B6 y ácido fólico). Cuando la mujer ha tenido una dieta no muy saludable y ha acumulado deficiencias de vitaminas en su cuerpo sufre de unos fuertes “antojos” por los alimentos que son dulces. Ceder ante estos “antojos” obliga al cuerpo a formar un exceso de grasa y un estado ácido interno que reduce el metabolismo. Por eso estas mujeres pueden ganar a veces hasta 50 libras de peso durante su embarazo y lo cual hará que después del parto se les haga muy difícil adelgazar el exceso.

El otro factor tiene que ver con el hongo candida albicans que vive en el cuerpo de todos nosotros. Si durante el embarazo una mujer abusa del azúcar y los carbohidratos refinados esto obligará a la colonia de hongos a crecer dentro de su cuerpo ya que este hongo se alimenta exclusivamente de azúcar y carbohidratos refinados. Suplirle mucha azúcar y carbohidratos refinados a un cuerpo con candida albicans es como echarle abono a la hierba mala para verla crecer. Cuando el hongo candida crece mucho dentro del cuerpo de una mujer su metabolismo se reduce y ella empieza a engordar además de que se le hace casi imposible adelgazar. El hongo candida produce picores en la piel, sinusitis, migrañas y otros síntomas pero es su producción de tóxicos dentro del cuerpo la que reduce el metabolismo y ocasiona la obesidad.

En adición a todo esto si el parto es doloroso o muy estresante a la mujer se le afecta la glándula tiroides y empieza a padecer de un “metabolismo lento”. Ya se sabe, por las investigaciones de doctores como el doctor Dennis Wilson, que lo que más afecta la tiroides es el dolor físico y el estrés. Por eso es que tantas mujeres empiezan a padecer de hipotiroidismo después de un parto que ha sido estresante o doloroso.

Todas estas situaciones tienen solución si se conocen los factores que controlan el metabolismo. Existe inclusive una dieta adecuada para contrarrestar los efectos del hipotiroidismo y existen formas de reducir el hongo candida albicans en el cuerpo utilizando productos naturales como el aceite de coco orgánico y también formas de evitar los “antojos” que siente una mujer durante su embarazo.

La realidad es que después del parto el bebé siempre es objeto de admiración por esa belleza increíble que tienen todos los bebés. Pero la madre no siempre queda con su belleza intacta porque se ve forzada a lucir unas tallas de ropa que son mucha más grandes que lo que era antes del parto. En la mayoría de los casos la madre no solamente se ve obligada a utilizar tallas más grandes sino que sin la ayuda correcta empieza a padecer de un “metabolismo lento” que le hace imposible regresar a su peso o talla normal. Hay soluciones a esto si se conoce el metabolismo y se enfocan las verdaderas causas.

En mi libro “El Poder del Metabolismo” se explican todos los factores que ocasionan el llamado “metabolismo lento” pero importante aun se ofrecen las SOLUCIONES al problema. Ninguna mujer tiene que vivir condenada a tener un cuerpo que no le satisface ni a sufrir de un “metabolismo lento” simplemente porque asumió su responsabilidad de convertirse en una madre.

Frank Suárez, Especialista en Obesidad y Metabolismo

El estreñimiento reduce el metabolismo

Se estima que aproximadamente el 40% de las mujeres y el 8% de los hombres padecen de estreñimiento.

El estreñimiento es una condición en la cual al cuerpo se le dificulta el importante proceso de eliminación.
Cuando existe estreñimiento el metabolismo se reduce y a la persona se le dificulta el adelgazar.
El estreñimiento es un factor causante del llamado “metabolismo lento”.

Los alimentos que consumimos son la fuente de energía para el cuerpo. Estos alimentos a través de los procesos del metabolismo pasan por la digestión, luego por los procesos de absorción, que principalmente ocurren en el intestino, y finalmente por el proceso de eliminación. Si cualquiera de estos procesos se ve afectado el metabolismo habrá de sufrir y la persona no podrá adelgazar.

Las causas principales del estreñimiento son: hipotiroidismo, infecciones con el hongo candida albicans y deshidratación (falta de agua). Es verdad que el consumo de fibra es importante pero aun las personas que no consumen casi ninguna fibra en su alimentación pueden tener un movimiento intestinal adecuado y no necesariamente padecen de estreñimiento.

Las personas con hipotiroidismo padecen de estreñimiento debido a que la glándula tiroides es la que controla todos los movimientos del cuerpo porque controla la energía del cuerpo. Para poder hacer cualquier movimiento hace falta tener energía. Las personas con hipotiroidismo tienen poca energía y eso ocasiona que tengan menos movimiento de lo usual en sus intestinos. El intestino tiene que moverse para poder expulsar los excedentes y tóxicos. Cuando el movimiento es deficiente la eliminación también lo será.

Por otro lado cuando un cuerpo se pone sobrepeso u obeso el hongo candida albicans, que es un habitante usual del intestino, se crece e invade una área sustancial del intestino. Este hongo lo tenemos TODOS los humanos dentro del cuerpo. Lo que pasa es que es un hongo que se alimenta de los carbohidratos refinados (harina, pan, pasta, arroz, azúcar, dulces, chocolates, frutas dulces, etc.). Si una persona abusa de este tipo de alimentos el hongo candida crece, y crece, y crece hasta invadir la mayoría del intestino. Cuando invade el intestino de forma agresiva se produce un severo estado de estreñimiento debido a que este hongo perfora las paredes del intestino y causa irritación. La irritación evita el movimiento del intestino y agrava el estreñimiento.

Por último, si la persona casi no toma agua o si consume refrescos de dieta el cuerpo se deshidratará a tal punto que se ocasiona un estreñimiento. Cuando el cuerpo está demasiado sediento de agua el intestino extrae demasiada agua de los alimentos y crea una masa fecal reseca y sólida que tapa el intestino. Sin agua suficiente no se puede mantener la humedad que permite el movimiento y la eliminación.

Para combatir una infección del hongo candida albicans se recomienda utilizar una dieta baja en carbohidratos refinados como la “Dieta 2×1” que se explica en mi libro “El Poder del Metabolismo”.Si no se reducen los carbohidratos no existirá una forma de reducir la colonia de hongos para que el intestino vuelva a funcionar. Lo otro que ayuda es utilizar un producto como COCO-10 PLUS™ que contiene aceite de coco orgánico y el suplemento japonés Co-Q10. El aceite de coco es funguicida (mata hongos) y el Co-Q10 aumenta la energía en las células del intestino. De hecho el COCO-10 PLUS™ es idealmente bueno para las personas que padecen de hipotiroidismo porque mejora la función de la tiroides mientras desintoxica al cuerpo de hongos, bacterias y parásitos.

Una ayuda MUY EFECTIVA para ayudar a una persona a regular su proceso de eliminación y controlar el estreñimiento es utilizar un suplemento de MAGNESIO. El magnesio es un mineral natural que se extrae de los vegetales como brócoli y logra que una persona se regule en ir al baño. Usar cápsulas de magnesio a diario logra regular totalmente el proceso de eliminación. O sea, con la ayuda de las cápsulas de magnesio una persona puede lograr que su movimiento intestinal sea regular. Contrario a los laxantes que contienen hierbas irritantes el magnesio es sutil en su efecto y no causa dolor intestinal ni trabaja como irritante del intestino. Hay personas que con sólo 2 cápsulas de magnesio al día logran regular el movimiento de su intestino y así controlan su problema de estreñimiento. Otros necesitan 3 o 4 cápsulas diarias dependiendo de la gravedad de su estreñimiento. Pero, la buena noticia es que el magnesio es natural, no es irritante y funciona para las personas que padecen de estreñimiento.

Tan pronto una persona empieza a utilizar las cápsulas de magnesio notará que no sólo podrá ir al baño con regularidad sino que también se le reducirán o eliminarán los dolores de espalda y muchas veces los dolores de cabeza. Los dolores de espalda muchas veces son causados por problemas en los músculos de la espalda y el problema principal de los músculos es la deficiencia de magnesio. Los expertos estiman que aproximadamente el 85% de a población está deficiente de magnesio.

Bueno, el punto es que si usted padece de estreñimiento tampoco podrá adelgazar. Si resuelve su problema de estreñimiento se le facilitará el bajar de peso porque su metabolismo no se verá afectado por el estado tóxico, ácido y falto de oxígeno que produce el estreñimiento. Si a usted le afecta este problema del estreñimiento consiga cápsulas de magnesio y empiece a tomarlas cada día. Si se le hace difícil conseguir unas cápsulas de magnesio que sean efectivas puede llamar (si vive en Estados Unidos) al número libre de cargos 1-866-568-9542 y ordenar un frasco de magnesio.

Sea como sea, hay que buscarle una solución al estreñimiento para poder mejorar el metabolismo y adelgazar.

Frank Suárez, Especialista en Obesidad y Metabolismo

Una dulce y poderosa adicción

azucar.jpg

Cuando pensamos en una adicción generalmente pensamos en sustancias adictivas reconocidas como la nicotina del cigarrillo, el alcohol y las drogas callejeras como cocaína, heroína y otras. Sin embargo, existen también ciertos alimentos que pueden ejercer una influencia de tipo adictiva sobre nosotros la cual puede ser muy difícil de controlar.

Una adicción es un impulso incontenible que domina a una persona. Es algo que puede más que la voluntad de una persona. Una verdadera adicción siempre tiene un efecto desestabilizador sobre las emociones y también puede nublar el buen juicio. Por otro lado, el adicto cuando le niega la sustancia adictiva a su cuerpo, se siente muy mal.

El sobrepeso y la obesidad han venido aumentando su ritmo de crecimiento y hoy en día las estadísticas reflejan que el 65% de la población, o sea 2 de cada 3 personas, está o en una condición de sobrepeso o de obesidad. La obesidad es una epidemia con desastrosos efectos en una variedad de otras condiciones de salud relacionadas como: diabetes, alta presión, alto colesterol, altos triglicéridos (grasas en la sangre) y hasta cáncer. Es un problema que está tan fuera de control como el uso de drogas callejeras y el abuso de otras sustancias controladas.

Una estadística de interés, que está relacionada al aumento en la obesidad y sus enfermedades asociadas, es la estadística del consumo de azúcar a nivel de Puerto Rico y los Estados Unidos. Según los estudios del Departamento de Agricultura federal el consumo de azúcar en el año 1950 era de sólo unas 42 libras de azúcar por persona al año. Ya para el año 2000 el consumo anual de azúcar por persona se había elevado a 160 libras.

Por otro lado, la industria de los refrescos carbonatados también tuvo su bonanza. De acuerdo a la “National Soft Drink Association”, que agrupa a los productores de refrescos carbonatados, ya en el 1998 se llegaron a consumir un promedio de 54 galones de refrescos carbonatados anuales por cada persona que vive en Puerto Rico y los Estados Unidos. Para que tenga una idea, esto equivale a 576 latas de refresco por persona por año. Cada refresco carbonatado contiene el equivalente de 3 cucharadas (no son cucharitas) de azúcar.

Ya se ha podido comprobar que el azúcar puede tener un fuerte efecto adictivo sobre nosotros. Piense en esas veces en las que usted ha sentido ansiedad por algún alimento y mire a ver si lo que su cuerpo le estaba pidiendo no era algún alimento con un alto contenido de azúcar. Para muchas mujeres es casi imposible evitar sentir un fuerte deseo de consumir dulces o chocolates cuando se les acerca la menstruación. Muchas personas, cuando están pasando por situaciones de estrés, sienten un deseo incontrolable por consumir alguna golosina o postre azucarado. El azúcar es una sustancia adictiva.

El mecanismo hormonal del cuerpo que contribuye a crearnos la adicción al azúcar y los dulces ya se descubrió. Cuando consumimos azúcar el cuerpo produce un exceso de la hormona insulina para poder extraer la azúcar de la sangre y llevarla a las células. Pero, la insulina también ocasiona unos cambios a nivel del cerebro. Cuando consumimos azúcar el cerebro produce unas sustancias llamadas beta-endorfinas que son un tipo de opio natural que se produce en la glándula pineal. Las beta-endorfinas químicamente son parientes cercanas de la heroína y la morfina y para el cerebro son prácticamente la misma cosa. Tienen un poder adictivo que se refleja en un mal humor y en unos “síntomas de retirada” (dolor de cabeza, ansiedad, cambios emocionales, nerviosismo) para aquellas personas que deciden “quitarse del azúcar”. En fin, una persona abusa del azúcar y en cierto tiempo queda atrapada de su poder adictivo.

En mi práctica de 10 años ayudando a las personas a bajar de peso y recobrar la salud he visto como esta adicción al azúcar puede doblegar a una persona cuerda y convertirla en un adicto común. En mi libro “El Poder del Metabolismo” dediqué un capítulo titulado Rompiendo el vicio a la técnica que se puede utilizar para romper la adicción al azúcar y los carbohidratos refinados (pan, harina, dulces, chocolates, etc.). He visto desde prestigiosos abogados hasta niños de edad escolar a quienes hubo que ayudarles con un programa de “desintoxicación” para ayudarles a “romper el vicio” que tenían. Por otro lado, conozco a cientos de personas que si sólo logran eliminar el azúcar de su dieta bajan de peso con gran rapidez. Otros no lograron controlar su diabetes hasta que no rompieron su vicio con el azúcar.

Es una triste realidad de la vida el que la comida que más nos gusta siempre es aquella que más engorda. Los platos más sabrosos siempre son los que tienen o más grasa o más azúcar. Las golosinas y postres más sublimes, los que marcan una ocasión memorable, definitivamente siempre combinan grasa con azúcar. Está comprobado, todo lo mejor de la vida o está prohibido o nos engorda. Pero la fuerza que nos atrae detrás de estos alimentos siempre es el azúcar.

Sí, el azúcar puede causar una dulce y poderosa adicción. Es una adicción “legal” pero igual de peligrosa que las de las sustancias controladas.

Frank Suárez, Especialista en Obesidad y Metabolismo