Young woman with alarmclock on the bed at the morning

¿Qué es el metabolismo lento?

Las personas que no conocen del metabolismo piensan que todo el que está sobrepeso es solamente porque consume demasiada comida. ¡Nada más lejos de la verdad! Hasta tener problemas matrimoniales o de pareja le engordan.

La obesidad y el sobrepeso van en aumento, la tendencia es clara. Según reflejan los estudios nacionales más del 65% de nuestra población tiene sobrepeso. Es una epidemia que afecta aún a nuestra juventud porque la obesidad infantil también viene aumentando a un ritmo acelerado. 

Mientras esta situación se viene agravando cada vez más personas se quejan de tener lo que llaman un “metabolismo lento”. Pero, ¿qué es el “metabolismo lento”?

La palabra “metabolismo” está compuesta por el prefijo “meta” que proviene del griego y quiere decir “movimiento o cambio”. Es como cuando decimos “metamorfosis” que quiere decir “cambio de forma”. O, cuando decimos “metástasis” queriendo indicar un cáncer que está en “movimiento”. En fin, “meta” indica movimiento o cambio. El metabolismo tiene que ver con los movimientos y los cambios que ocurren dentro del cuerpo para poder generar energía para sobrevivir. El “metabolismo lento” es una condición real que afecta a muchísimas personas. Es una condición en la cual el cuerpo se torna ineficiente en sus cambios y movimientos internos para producir energía.  

Nuestro cuerpo humano sería comparable a un motor de crear energía de vida. Los alimentos y el oxígeno que respiramos son los combustibles para el cuerpo. Las personas que se quejan de tener un “metabolismo lento” lo hacen porque han observado que por alguna razón que desconocen su cuerpo no parece generar suficiente energía. Además de que tienen una fuerte tendencia a ganar peso se sienten generalmente cansados y faltos de energía. Cuando el metabolismo está lento la persona tiene la sensación de que “engorda hasta de mirar la comida”. Mientras tanto, siempre existen a su alrededor algunos de esos famosos “flacos” que pueden comer todo lo que deseen y simplemente no engordan.

El cuerpo humano parece tener sólo dos posibles usos para los alimentos que ingerimos: o los convierte en energía para sobrevivir o los convierte en energía para guardar. A la energía para guardar se le llama “grasa”.  Cuando una persona tiene un “metabolismo lento” su cuerpo convierte una parte de los alimentos que ingiere en grasa, energía para guardar. Las personas que tienen un “metabolismo lento” van poco a poco aumentando su acumulación de grasa corporal mientras que a la misma vez se van sintiendo faltos de energía para hacer ejercicios o movimientos con su cuerpo. Dan la impresión de ser “vagos” pero la realidad es que están débiles por falta de energía.

Cuando una persona tiene un “metabolismo lento” tampoco siente deseos de hacer ejercicio con su cuerpo. Esto tiene una razón que generalmente se desconoce, falta de energía. Uno de los errores principales es pensar “lo que fulana necesita es ponerse a hacer ejercicio”. Para ilustrar esto piense por un momento que usted va a ir de tiendas con su chequera para hacer unas compras. En este caso sería aconsejable que usted se asegure de contar con suficiente dinero en su cuenta de banco antes de ponerse a expedir cheques sin fondo. Pedirle a una persona que padece de “metabolismo lento” que se ponga a hacer ejercicios físicos es como pedirle a usted que se vaya a expedir cheques sabiendo que no tiene fondos suficientes en su chequera. ¡Para hacer ejercicios hace falta tener energía! Las personas con “metabolismo lento” tienen muy poca energía y por eso tienden a fracasar en todos sus intentos de mantener un régimen de ejercicios. Antes de hacer ejercicio hace falta tener la energía disponible para gastar. No funciona de ninguna otra manera.  

Por otro lado, la percepción general es que todo el que está gordito es debido a que come demasiado. ¡No hay nada más lejos de la realidad! Inclusive, a muchas de estas personas que padecen de un “metabolismo lento” se les acusa injustamente de “glotonas”. La verdad es que existen personas gorditas que comen muy poco mientras existen también esas otras personas “flacas” que pueden abusar de los dulces y golosinas sin que aumenten ni una onza. Es un problema de “metabolismo lento”. Es un problema que no se resuelve ni comiendo menos, ni contando calorías. Es un problema de metabolismo.

Hay varios factores que reducen el metabolismo que ya se han identificado. Son factores que nada tienen que ver con la comida. Factores como: estrés, hipotiroidismo, diabetes, hipoglucemia (bajones de azúcar), deshidratación, medicamentos antidepresivos, infecciones con el hongo “candida albicans”, deficiencias hormonales y varias más. Véase el sitio de Internet www.relaxslim.com para una discusión más completa de las razones detrás del “metabolismo lento”. La realidad es que sólo si se enfocan las verdaderas causas del “metabolismo lento” se podrá ayudar a una persona.

En fin, existe una nueva ciencia del metabolismo. Pero más importante aún existe ayuda positiva para las personas que padecen de un “metabolismo lento”. La única manera de ayudar a estas personas es comprendiendo las causas verdaderas del problema llamado “metabolismo lento”. Sólo cuando trabajamos con las verdaderas causas de un problema el problema se resuelve.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *