La mazorca de la obesidad

mazor.jpg

La obesidad se ha convertido en una verdadera “epidemia” y nada de lo que hagamos parece contener el crecimiento de esta condición. Lo más triste es que también está afectando a nuestros niños y cada vez son más los niños o niñas con obesidad infantil.

Hay distintos factores que han venido propulsando la obesidad. Uno de ellos es el cuantioso uso del endulzador llamado High Fructose Corn Syrop (HFCS) que hoy en día se utiliza más que ningún otro tipo de azúcar. En español a este tipo de azúcar, que es producido del maíz, se le llamaría “jarabe de maíz rico en fructosa”.

Resulta que en los años 70 el azúcar que se fabricaba de la caña y de la remolacha empezó a encarecer. Para ese entonces un grupo de investigadores japoneses desarrollaron un largo proceso químico de fermentación para extraer azúcar en forma de fructosa del almidón del maíz. Aunque el proceso era largo el costo del azúcar llamada High Fructose Corn Syrop (HFCS) que se extraía del maíz era mucho más barata que la azúcar hecha de la caña o de la remolacha. No tardó mucho tiempo en lo que todas las compañías de refrescos, mantecados, jugos endulzados y alimentos preparados empezaron a utilizar el High Fructose Corn Syrop (HFCS). De hecho si usted lee las etiquetas de los alimentos que compra en el supermercado encontrará el High Fructose Corn Syrop (HFCS) en prácticamente todos los alimentos enlatados o embotellados.

Por ejemplo, una lata de 12 onzas de refresco carbonatado contiene 13 cucharitas del High Fructose Corn Syrop (HFCS). Debido a que el consumo de sodas se duplicó desde el 1970 ya consumíamos 56 galones de soda por persona para el año 2001. El consumo de High Fructose Corn Syrop (HFCS) ya subió a 63 libras por persona al año para el 2001.

Investigaciones que se hicieron en la Universidad de Michigan descubrieron que la fructosa se convierte en el hígado en una mayor cantidad de triglicéridos (grasas). La fructosa del High Fructose Corn Syrop (HFCS) no estimula la creación de la hormona leptin que nos ayuda reducir los niveles de grasa y que controla el apetito. Cuando consumimos fructosa el hambre no se reduce de forma marcada debido a esta misma situación.

La doctora Meira Fields, del Departamento de Agricultura federal ha estado investigando los efectos dañinos de los distintos tipos de azúcar en las ratas de laboratorio. Lo que encontró es que cuando las ratas consumen una dieta alta en azúcar de caña o remolacha se enferman. Cuando la dieta es alta en fructosa, el componente principal del High Fructose Corn Syrop (HFCS), el daño es masivo con una notable degeneración de los tejidos de los órganos vitales como corazón y páncreas. En efecto, el uso del High Fructose Corn Syrop (HFCS) logra que muchas de las ratas se vuelvan diabéticas.

La fructosa del High Fructose Corn Syrop (HFCS) se metaboliza solamente en el hígado y ya se descubrió que se convierte mucho más fácilmente en grasa que el resto de los otros tipos de azúcares. Curiosamente el aumento vertiginoso en las tasas de obesidad empezó a sentirse en los años 80 cuando empezó realmente a crecer el consumo del High Fructose Corn Syrop (HFCS). Desde el 1970 el consumo de este tipo de azúcar extraída del maíz ha aumentado en un 4,080%.

A través de la práctica incesante los criadores de gallinas y cerdos han descubierto que nada engorda más a sus animales que el maíz. En estos animales lo que principalmente se utiliza es el maíz para engordarlos porque la experiencia ha demostrado que el maíz es eficiente para eso, para engordar. Es de pensar que el maíz por su alto contenido en fructosa logra el aumento de peso y también sostiene el hambre voraz que les hace engordar. El High Fructose Corn Syrop (HFCS) es un tipo de azúcar que debe evitar si usted quiere adelgazar. Desgraciadamente ya está siendo utilizado en casi todos los alimentos preparados o congelados, en los refrescos y en los jugos endulzados y se le va a hacer difícil encontrar productos que no contengan el High Fructose Corn Syrop (HFCS).

De todas maneras lo que más daño le puede hacer es aquello que usted desconoce. Lea las etiquetas y protéjase del High Fructose Corn Syrop (HFCS).

Frank Suárez, Especialista en Obesidad y Metabolismo

Un pensamiento en “La mazorca de la obesidad

  1. Sindy

    Saludos. He leido lo que ha escrito y me ha sido de mucha utilidad, también se lo he recomendado a mis familiares y amistades, ya que usted explica el “porqué” del sobrepeso y de muchas enfermedades. Para mi es más valioso saber los mecanismos de por qué ocurren las cosas, para que ocurra un cambio conciente, que el mero hecho de ejecutarlas sin saber el porqué de las misma. Es por eso que me parece valioso su aporte.
    Yo vivo en Italia, es posible que pueda adquirir el libro: “El Poder del Metabolismo”??

    Hola Sindy:
    Es importante explicar los “porqué” de las cosas. Pienso que es la única manera de educar a alguién sobre un tema.
    El libro “El Poder del Metabolismo” lo podemos enviar a Italia. De hecho, ya hemos enviado varias copias a latinos en Italia. El libro cuesta $19 y ya sabemos que el correo cobra $13 por enviarlo via Priority Mail Internacional. O sea, que le costaria $32 con el envio. Si lo desea puede escribir a [email protected] para ordenarlo y se lo enviamos. Actualmente estamos terminando la traducción al inglés, luego la haremos en francés y para el año próximo se publicará en italiano.
    Saludos, Frank Suárez

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *