acelerar-el-metabolismo-3

¿EN REALIDAD QUÉ ES EL METABOLISMO?

Gran cantidad de gente se queja de tener un “metabolismo lento” pero realmente, ¿qué cosa es el metabolismo?

Las definiciones en el diccionario de la palabra metabolismo pueden ser bastante técnicas o complejas. Ofrezco a los lectores la siguiente definición básica de “metabolismo” que encuentro fácil de entender:

metabolismo: la suma de todos los movimientos, acciones y cambios que ocurren en el cuerpo para convertir los alimentos y los nutrientes en energía para sobrevivir.

Son muchos los procesos, movimientos, acciones y cambios que el cuerpo humano realiza para poder sobrevivir: digestión, absorción, respiración, sistema inmune (defensa), circulación, eliminación, etc.  Cada uno de estos procesos tiene algo en común: movimiento.  El movimiento siempre conlleva el uso de energía.  Sin energía no hay movimiento. La materia, toda, está compuesta de energía enmovimiento. Aunque no podamos ver a simple vista los átomos que componen la materia al moverse en sus constantes órbitas, sigue siendo cierto que toda la materia está compuesta de átomos que están en movimiento.

El cuerpo humano está compuesto de materia. Son componentes como agua, grasa, proteínascarbohidratos y minerales. Todas estas materias están animadas por la vida que hay en nosotros pero a su vez responden a las leyes de la física y los átomos.  Los organismos vivos, para sobrevivir, deben poder tener movimiento.  Pero el movimiento deberá ser un movimiento ordenado y a un ritmoadecuado.  Ejemplo: si nuestro corazón va a un ritmo demasiado lento sería un riesgo casi igual de severo que si va a un ritmo demasiado rápido. Para sobrevivir, el cuerpo humano necesita tener movimiento pero este movimiento deberá ser a un ritmo adecuado, ni muy lento ni muy rápido.

El metabolismo es la suma total de todos los movimientos que el cuerpo ejecuta para poder existir como cuerpo. Cuando decimos que tenemos un “metabolismo lento” en realidad estamos diciendo que el movimiento del cuerpo no está ocurriendo al ritmo óptimo.

Existen factores de salud, de nutrición y de estilos de vida que reducen el ritmo del movimiento de los procesos del cuerpo.  Existen también otros factores que agilizan, aceleran y contribuyen a aumentar el ritmo del movimiento de los procesos del cuerpo.

La gente asocia el llamado: “metabolismo lento” con una fuerte dificultad para bajar de peso.  No obstante, tener un “metabolismo lento” es algo que puede llegar a ser realmente peligroso. Esto es debido a que cuando el metabolismo es demasiado lento todos los procesos del cuerpo también son lentos y ello se puede reflejar en estreñimiento, acumulación de tóxicos, mala circulación, muchas infecciones, mala digestión, sobrepeso y obesidad, entre otras.

El libro Poder del Metabolismo trata sobre cómo reconocer estos factores y cómo utilizar los conocimientos al respecto para mejorar nuestro metabolismo y con él, nuestra salud.

Frank Suárez
Especialista en obesidad y metabolismo

Alimentos-metabolismo-e1402087926200

¿EN REALIDAD QUÉ ES EL METABOLISMO?

Gran cantidad de gente se queja de tener un “metabolismo lento” pero realmente, ¿qué cosa es el metabolismo?

Las definiciones en el diccionario de la palabra metabolismo pueden ser bastante técnicas o complejas. Ofrezco a los lectores la siguiente definición básica de “metabolismo” que encuentro fácil de entender:

metabolismo: la suma de todos los movimientos, acciones y cambios que ocurren en el cuerpo para convertir los alimentos y los nutrientes en energía para sobrevivir.

Son muchos los procesos, movimientos, acciones y cambios que el cuerpo humano realiza para poder sobrevivir: digestión, absorción, respiración, sistema inmune (defensa), circulación, eliminación, etc.  Cada uno de estos procesos tiene algo en común: movimiento.  El movimiento siempre conlleva el uso de energía.  Sin energía no hay movimiento. La materia, toda, está compuesta de energía enmovimiento. Aunque no podamos ver a simple vista los átomos que componen la materia al moverse en sus constantes órbitas, sigue siendo cierto que toda la materia está compuesta de átomos que están en movimiento.

El cuerpo humano está compuesto de materia. Son componentes como agua, grasa, proteínas, carbohidratos y minerales.  Todas estas materias están animadas por la vida que hay en nosotros pero a su vez responden a las leyes de la física y los átomos.  Los organismos vivos, para sobrevivir, deben poder tener movimiento.  Pero el movimiento deberá ser un movimiento ordenado y a un ritmoadecuado.  Ejemplo: si nuestro corazón va a un ritmo demasiado lento sería un riesgo casi igual de severo que si va a un ritmo demasiado rápido. Para sobrevivir, el cuerpo humano necesita tener movimiento pero este movimiento deberá ser a un ritmo adecuado, ni muy lento ni muy rápido.

El metabolismo es la suma total de todos los movimientos que el cuerpo ejecuta para poder existir como cuerpo. Cuando decimos que tenemos un “metabolismo lento” en realidad estamos diciendo que el movimiento del cuerpo no está ocurriendo al ritmo óptimo.

Existen factores de salud, de nutrición y de estilos de vida que reducen el ritmo del movimiento de los procesos del cuerpo.  Existen también otros factores que agilizan, aceleran y contribuyen a aumentar el ritmo del movimiento de los procesos del cuerpo.

La gente asocia el llamado: “metabolismo lento” con una fuerte dificultad para bajar de peso.  No obstante, tener un “metabolismo lento” es algo que puede llegar a ser realmente peligroso. Esto es debido a que cuando el metabolismo es demasiado lento todos los procesos del cuerpo también son lentos y ello se puede reflejar en estreñimiento, acumulación de tóxicos, mala circulación, muchas infecciones, mala digestión, sobrepeso y obesidad, entre otras.

El libro Poder del Metabolismo trata sobre cómo reconocer estos factores y cómo utilizar los conocimientos al respecto para mejorar nuestro metabolismo y con él, nuestra salud.

Frank Suárez
Especialista en obesidad y metabolismo

obesidad

¡EPIDEMIA DE OBESIDAD Y DIABETES!

El sobrepeso y la obesidad han crecido a proporciones epidémicas.  Por lo menos así lo considera el Departamento de Salud del gobierno de los Estados Unidos.
Se calcula que un 68.0% de la población tiene sobrepeso y que un 24.7% (1 de cada 4 personas) está ya en obesidad. El término “obesidad” no quiere decir lo mismo que “sobrepeso”.  “Obesidad” quiere decir estar por lo menos 20% más arriba del peso normal para nuestra estatura.  Todas las personas obesas tienen sobrepeso, pero no todos los que  tienen sobrepeso están obesos.
Incluso, la obesidad infantil ha tenido un aumento constante desde hace décadas y lo mismo ha pasado con la diabetes infantil.
La Asociación Americana del Cáncer ha publicado estudios que demuestran una incidencia de cáncer muchísimo más alta en las personas que tienen sobrepeso.  Por mencionar algunos ejemplos, las mujeres con sobrepeso experimentan un 112% de incidencia mayor de cáncer en los senos. Los hombres con sobrepeso experimentan un 352% más de incidencia de cáncer del hígado (fuente: NAASO, The Obesity Society, Study on Obesity).  O sea, estar sobrepeso es un verdadero riesgo a la salud.
Podríamos decir sin temor a equivocarnos que se está perdiendo la batalla contra la obesidad a nivel nacional.  Cada vez hay más gente obesa.  Como la obesidad está relacionada a las condiciones de alta presión arterial, altos triglicéridos, alto colesterol y diabetes, las estadísticas también reflejan aumentos anuales en estas condiciones.  Las ventas de medicamentos para estas condiciones son un buen indicador de la magnitud del problema. En los últimos 10 años, las compañías farmacéuticas han roto su propio récord de ventas de los medicamentos asociados a estas condiciones. Es una pena decirlo, pero la gente obesa y enferma es un buen negocio para las farmacéuticas.
Es evidente que ninguno de nosotros tiene el poder para cambiar la totalidad de la sociedad.  No obstante, cada uno de nosotros sí tiene el poder de mejorar el conocimiento y la responsabilidad con la que se alimentan nuestros seres queridos. Si cada uno se hace responsable de mejorar a su propia familia cercana y si todo el mundo hiciera lo mismo, en muy poco tiempo habríamos mejorado a toda la sociedad. Lo que si es cierto, es que si no hacemos nada al respecto, ni siquiera con nuestros seres queridos, habremos sido cómplices de la creación de estados de salud deficientes para nuestros seres queridos y sus futuras generaciones.
Frank Suárez
Especialista en obesidad y metabolismo
Pills

Las “pastillas milagrosas” para bajar de peso

En el periódico de hoy me enteré de que la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) del Gobierno de Estados Unidos impuso multas ascendentes a 25 millones de dólares por anuncios engañosos a varias firmas que venden productos para perder peso. Las multas son a los fabricantes y compañías distribuidoras de productos como TrimSpa®, CortiSlim®, Xenadrine EFX® y a la vitamina One-A-Day® de la compañía farmacéutica Bayer AG. Bayer pagará la multa más alta de todas que suma $3.2 millones de dólares por su vitamina One-A-Day®.

Estas multas fueron impuestas por la FTC debido a que estas firmas anunciaban en su publicidad que estas píldoras, con sus ingredientes naturales, podían ayudar a deshacerse de las libras de sobrepeso sin esfuerzo, activando el metabolismo o suprimiendo el apetito. Las multas son por promover como cierto algo que no es verdad: que de alguna forma estas pastillas podían quitarnos la responsabilidad de alimentarnos adecuadamente y hacer ejercicio.

Estos productos multados, todos, contienen ingredientes naturales que han demostrado que ayudan al metabolismo, controlan el apetito y ayudan a rebajar. Ahí no es que está el problema. El problema es que se le dé la impresión al consumidor de que solamente tomando este tipo de “pastilla milagrosa” y sin cambiar nada más la persona deba esperar una pérdida de grasa o peso.

La realidad es que no existe ninguna “pastilla milagrosa” ni jamás podrá existir. Es nuestro metabolismo el que controla la utilización o almacenamiento de energía en el cuerpo. Cuando nuestro cuerpo convierte los alimentos que consumimos en energía todo marcha bien. Pero, cuando nuestro cuerpo convierte una parte de los alimentos que consumimos en energía para almacenar esa energía se convierte en grasa. Es un problema de METABOLISMO, no solamente un problema de “la dieta”.

Las personas que sufren de un “metabolismo lento” continúan engordando aunque hagan dieta. Muchas veces, por desconocimiento o desesperación, deciden hacer una “dieta de hambre” y lo único que logran es deshidratar su cuerpo logrando una falsa pérdida de peso que es sólo de agua y músculos, no de grasa.

La verdad es la verdad. No existen las “pastillas milagrosas”. Hace muchos años que me di cuenta de que lo único que funciona es una combinación de dieta correcta, suplementos naturales que le ayuden a mejorar el metabolismo, conocimientos sobre como mejorar el metabolismo y ejercicio físico (una vez la dieta correcta le provee la energía para hacerlo). Así que hacen falta 4 elementos básicos para tener éxito: dieta, suplementos, conocimientos y ejercicio. Ninguna “pastilla milagrosa” por sí sola lo va a lograr.

De hecho, se puede lograr hasta sin los suplementos. Pero, la realidad es que las personas que están obesas están en un mal estado de salud y tienen muy poca energía. Por eso los suplementos naturales que ayudan a levantar la energía y el uso de unas buenas vitaminas es tan importante.

Recientemente empezamos a ofrecer los productos RelaxSlim (www.relaxslim.com) que se formularon tomando en cuenta el problema del “metabolismo lento” que afecta a la mayoría de las personas que están sobrepeso. Hacemos un esfuerzo por no venderles a las personas uno de los suplementos naturales (Relax Slim, Metabolic Protein, COCO-10 PLUS) si la persona insiste en querer obtener de nosotros una “pastilla milagrosa”. Siempre insistimos que la ayuda más IMPORTANTE es obtener el CONOCIMIENTO que está en el libro “El Poder del Metabolismo”. Hace años que me di cuenta de que si la persona no aprende a utilizar la dieta correcta y no cambia sus malos hábitos por un mejor “estilo de vida” simplemente no lo va a lograr. Nos da un trabajo increíble convencer a las personas que nos llaman de que TIENEN que aprender a mejorar su dieta y sus hábitos. Como a muchos no les gusta leer tuvimos que desarrollar un DVD para explicarles la “Dieta 2×1” y dejarles saber la importancia de educarse sobre el tema del metabolismo para no bajar de peso y luego volver a “rebotar” ganando el peso nuevamente.

La idea de que puede existir alguna “pastilla milagrosa” está muy arraigada en nuestra sociedad. Debido a esto mismo cada año la gente gasta cientos de millones de dólares en “pastillas milagrosas” que aunque pueden ayudar a las personas no tienen nada de “milagrosas”. La realidad es que el sobrepeso y la obesidad tienen solución, lo he visto en más de 10,000 casos. Pero, no hay nada “milagroso” en el camino. La única solución es ENTENDER el problema del metabolismo para asumir responsabilidad por nuestra nutrición e implantar un “estilo de vida” y unos hábitos (incluye ejercicio) que nos devuelvan la salud y esa figura esbelta que todos merecemos y podemos tener.

Frank Suárez –Especialista en Obesidad y Metabolismo

alta.jpg

Flacos con alta presión (hipertensión)

Los cuerpos humanos son increíblemente diestros en su esfuerzo por tratar de SOBREVIVIR. Podemos abusar de nuestro cuerpo por muchos años antes de que el cuerpo empiece a quejarse con distintos síntomas o enfermedades. O sea, el cuerpo humano está diseñado para SOBREVIVIR.

Estamos acostumbrados a la idea de que generalmente el que tiene un cuerpo gordo padece de un montón de problemas de salud. Entre ellos la hipertensión. Hay 3 causas principales a la hipertensión: exceso de grasa, estrés constante y daño estructural a las arterias y capilares. La alta presión es lo que el cuerpo se ve forzado a hacer para RESOLVER UN PROBLEMA que su dueño le ha creado. El propósito de la alta presión parece ser el “empujar con mayor fuerza los nutrientes y el oxígeno” para que las células no sigan muriendo por falta de nutrientes y oxígeno.

Cuando un cuerpo está gordo la obstrucción principal es la grasa y eso fuerza al cuerpo a “empujar más duro” (hipertensión) para que su sangre pueda pasar por los conductos más angostos y llenos de grasa. Cuando la persona padece de estrés continuo la intención del cuerpo es la misma, “empujar más duro” para que las células puedan obtener más nutrientes y oxígeno para combatir el “peligro” que anuncia o representa el estrés. Cuando la persona es uno de esos “flacos”, pero de los que tiene una nutrición pésima, el cuerpo fabrica células defectuosas a falta de buenos materiales para construirlas. El resultado es “daño estructural”. El “daño estructural” le pasa mucho a los “flacos”. Es una combinación de mucho estrés (el estrés produce la hormona cortisol que destruye las células) y mala alimentación lo cual produce capilares, arterias y células débiles que se rompen con demasiada facilidad.

Las células débiles y que están mal hechas, debido a las deficiencias nutricionales (vitaminas, minerales, aceites esenciales, etc.), debilitan los órganos que ellas forman. Si las células están débiles los tejidos que ellas forman también lo estarán. Por ejemplo, una “trombosis” es un cuágulo de sangre que se puede formar en el cerebro cuando los capilares del cerebro se rompen y dejan salir la sangre lo cual causa una obstrucción que corta el oxígeno y mata células del cerebro. Esto pasa debido a que las paredes de las células están débiles o “defectuosas”. Si combina usted esto con mucho estrés tendrá la fórmula para causar una crisis de salud.

Los “flacos” no están exentos de mantener la buena nutrición para mantener la salud. Si el que es “flaco” abusa demasiado de su cuerpo llegará algún momento en el que le venga un problema de salud. Inclusive existe lo que llaman “obesidad metabólica” que quiere decir que la persona tiene TODOS los malos indicadores de la obesidad (hipertensión, exceso de glucosa en la sangre, exceso de colesterol) y sin embargo su cuerpo se resiste a acumular grasa y permanece “flaco”. O sea, es como ser “gordo por dentro” y “flaco por fuera”.

Es verdad que las personas obesas logran bajar la presión arterial cuando bajan de peso porque en el caso de los que están sobrepeso la causa principal de su hipertensión es su exceso de grasa. Pero, los “flacos” también pueden padecer de alta presión y hasta morir de ello si no cuidan su dieta y controlan el estrés de vida.

Frank Suárez –Especialista en Obesidad y Metabolismo

medicamentos-genéricos

Medicamentos que le hacen subir de peso

Estaba viendo un anuncio de página entera en el periódico de hoy. El anuncio era sobre un medicamento para el “reflujo gastroesofágico”. El “reflujo gastroesofágico” no es otra cosa que un estado de acidez estomacal tan severa que el ácido del estómago se sale del estómago y sube hacia la garganta quemando la pared o capa del esófago. El esófago es el conducto por donde bajan los alimentos desde la boca hacia el estómago. Se supone que las cosas bajen por el esófago, nunca que suban por él.

Me fijé que el anuncio, que era sobre un medicamento llamado PROTONIX®, tenía al dorso toda otra página llena de advertencias y recomendaciones de uso. En una letra muy pequeñita decía que podía producir “deshidratación, edema (acumulación de agua en los tejidos), sed, aumento de peso o pérdida de peso”. Esto me recordó los cientos de casos de personas con sobrepeso que he atendido en estos últimos 10 años que también padecían de serios problemas de acidez o reflujo.

Curiosamente, he podido observar que cuando una persona baja de peso el reflujo y la acidez también se desaparecen. Es más, nunca he visto un caso de una persona que baje de peso a quién no se le desaparezca el reflujo y la acidez. No he podido localizar cuál es la relación directa entre la obesidad y los problemas digestivos o de acidez pero sí se que cuando el cuerpo se llena demasiado de grasa se descontrola el sistema hormonal y esto trae una variedad de problemas de salud (acidez, alta presión, alto colesterol, etc.). La prueba más clara del descontrol hormonal que causa el exceso de grasa es el hecho de que la mayoría de las mujeres que estaban sobrepeso generalmente tenían una menstruación irregular y cuando bajaron de peso su menstruación se volvió completamente regular.

Entonces, tal parece que los problemas de acidez y reflujo están íntimamente relacionados a la mala dieta y al sobrepeso. Cuando la persona adelgaza y empieza a tomar mucha agua, en vez de refrescos de dieta, se le desaparece la acidez y el reflujo. Sin embargo, el medicamento mismo que se utiliza para combatir la acidez y el reflujo le engorda. Es un callejón sin salida. Te pones gordo y te da acidez. Tomas el medicamento para combatir la acidez y te pones más gordo.

En mi experiencia he visto que hay otros medicamentos que engordan. Lo sé porque he visto que las personas que los tomaban empezaron a rebajar mucho más rápidamente tan pronto lograron reducir o descontinuar la dosis con la autorización de su médico. Por lo que he observado los medicamentos que más engordan son: los antidepresivos, los medicamentos para la acidez, los diuréticos para la alta presión, la cortisona y los medicamentos antibióticos.
En fin, vale la pena explorar la posibilidad de adelgazar para dejar de tener estos problemas de salud que los medicamentos no resuelven. La alternativa de los medicamentos si bien llega un punto en la que es necesaria no representa la mejor solución al problema. La solución verdadera es adelgazar y no depender de los medicamentos.

Frank Suárez –Especialista en Obesidad y Metabolismo

pareja_enojada2_673786789-lacapital-com-ar

¡Los problemas de pareja engordan!

Algunos piensan que todo el que está sobrepeso es solamente porque consume demasiada comida. ¡Nada más lejos de la verdad! Hasta tener problemas matrimoniales o de pareja le engordan.

La realidad es que nuestro cuerpo es controlado por la mente. Es principalmente a nivel mental que nosotros experimentamos el estrés que nos causa la vida. Como la mente controla al cuerpo aquello que nos afecta mentalmente termina por afectar al cuerpo. Ya se descubrió que el estrés engorda. El mecanismo exacto de cómo el estrés nos engorda está basado en la reacción hormonal que tiene nuestro cuerpo cuando nosotros experimentamos estrés. Cuando tenemos estrés nuestro cuerpo produce un exceso de la hormona llamada cortisol que es una hormona que engorda porque obliga al cuerpo a acumular grasa. De hecho, esta hormona además de engordarnos nos causa más hambre. Experimentar mucho estrés produce mucho cortisol y el mucho cortisol acumulará grasa muy en especial en nuestro abdomen (barriga) y en las caderas. La gente que sufre de mucho estrés siempre engordan en el abdomen de forma más notable que en las otras partes de su cuerpo.

Recientemente observé a mi amigo Juan C. quién venía luchando con su peso y con reducir su cintura por muchos meses y sin tener éxito. Juan C. se había forzado a hacer una dieta baja en carbohidratos, tomar mucha agua, tomar vitaminas e inclusive estaba asistiendo a un gimnasio 3 o 4 veces por semana. Sin embargo, Juan C. simplemente seguía engordando y se quejaba de que su ropa cada vez le quedaba más y más apretada. Era algo ilógico porque Juan C. estaba haciendo todo lo correcto: dieta y ejercicio. Nada parecía funcionar y Juan C. ya se mostraba medio deprimido y apático con su meta de poder adelgazar.

Transcurrieron como 2 meses sin resultados. Era desesperante lo que Juan C. estaba experimentando, mucho esfuerzo de dietas y ejercicios y ningún resultado. Un día entró a mi oficina para hablarme de un asunto distinto, los problemas con su pareja. Se le sentía agitado mientras me explicaba su frustración con la relación. Después de un rato de conversación Juan C. llegó a la conclusión de que esa relación no tenía futuro y que debía terminarla. Por un instante lo observé mucho más seguro de si mismo y de lo correcto de la decisión de terminar la relación y salir del sufrimiento que la misma le causaba.

Poco más de 2 semanas después Juan C. regresó a mi oficina, se subió la camisa y me dijo “mire como he bajado de peso”. La verdad es que quedé impresionado. Me estaba enseñando una cintura como 2 o 3 pulgadas más pequeña y realmente se le notaba que había bajado una gran cantidad de grasa.

Le pregunté ¿cómo lo lograste?. Con una amplia sonrisa me dijo “terminé con mi relación que era una pesadilla y desde entonces he bajado de peso sin mucho esfuerzo”. Me dijo “estoy tranquilo, tengo mi propio apartamento y me encanta estar en él”. Me continuó diciendo “¡Don Frank, era el estrés, no me dejaba bajar de peso!”.

En mi libro “El Poder del Metabolismo” dediqué un capítulo al tema de cómo el estrés nos engorda. Pero, admito que nunca había visto un caso tan obvio como el de mi amigo Juan C.

Así que tener la pareja incorrecta, con las discusiones y conflictos de pareja que ello trae, puede que no añada calorías a nuestra dieta. Pero, definitivamente engorda. Si no me creen pregúntenle a Juan C.

Young woman with alarmclock on the bed at the morning

¿Qué es el metabolismo lento?

Las personas que no conocen del metabolismo piensan que todo el que está sobrepeso es solamente porque consume demasiada comida. ¡Nada más lejos de la verdad! Hasta tener problemas matrimoniales o de pareja le engordan.

La obesidad y el sobrepeso van en aumento, la tendencia es clara. Según reflejan los estudios nacionales más del 65% de nuestra población tiene sobrepeso. Es una epidemia que afecta aún a nuestra juventud porque la obesidad infantil también viene aumentando a un ritmo acelerado. 

Mientras esta situación se viene agravando cada vez más personas se quejan de tener lo que llaman un “metabolismo lento”. Pero, ¿qué es el “metabolismo lento”?

La palabra “metabolismo” está compuesta por el prefijo “meta” que proviene del griego y quiere decir “movimiento o cambio”. Es como cuando decimos “metamorfosis” que quiere decir “cambio de forma”. O, cuando decimos “metástasis” queriendo indicar un cáncer que está en “movimiento”. En fin, “meta” indica movimiento o cambio. El metabolismo tiene que ver con los movimientos y los cambios que ocurren dentro del cuerpo para poder generar energía para sobrevivir. El “metabolismo lento” es una condición real que afecta a muchísimas personas. Es una condición en la cual el cuerpo se torna ineficiente en sus cambios y movimientos internos para producir energía.  

Nuestro cuerpo humano sería comparable a un motor de crear energía de vida. Los alimentos y el oxígeno que respiramos son los combustibles para el cuerpo. Las personas que se quejan de tener un “metabolismo lento” lo hacen porque han observado que por alguna razón que desconocen su cuerpo no parece generar suficiente energía. Además de que tienen una fuerte tendencia a ganar peso se sienten generalmente cansados y faltos de energía. Cuando el metabolismo está lento la persona tiene la sensación de que “engorda hasta de mirar la comida”. Mientras tanto, siempre existen a su alrededor algunos de esos famosos “flacos” que pueden comer todo lo que deseen y simplemente no engordan.

El cuerpo humano parece tener sólo dos posibles usos para los alimentos que ingerimos: o los convierte en energía para sobrevivir o los convierte en energía para guardar. A la energía para guardar se le llama “grasa”.  Cuando una persona tiene un “metabolismo lento” su cuerpo convierte una parte de los alimentos que ingiere en grasa, energía para guardar. Las personas que tienen un “metabolismo lento” van poco a poco aumentando su acumulación de grasa corporal mientras que a la misma vez se van sintiendo faltos de energía para hacer ejercicios o movimientos con su cuerpo. Dan la impresión de ser “vagos” pero la realidad es que están débiles por falta de energía.

Cuando una persona tiene un “metabolismo lento” tampoco siente deseos de hacer ejercicio con su cuerpo. Esto tiene una razón que generalmente se desconoce, falta de energía. Uno de los errores principales es pensar “lo que fulana necesita es ponerse a hacer ejercicio”. Para ilustrar esto piense por un momento que usted va a ir de tiendas con su chequera para hacer unas compras. En este caso sería aconsejable que usted se asegure de contar con suficiente dinero en su cuenta de banco antes de ponerse a expedir cheques sin fondo. Pedirle a una persona que padece de “metabolismo lento” que se ponga a hacer ejercicios físicos es como pedirle a usted que se vaya a expedir cheques sabiendo que no tiene fondos suficientes en su chequera. ¡Para hacer ejercicios hace falta tener energía! Las personas con “metabolismo lento” tienen muy poca energía y por eso tienden a fracasar en todos sus intentos de mantener un régimen de ejercicios. Antes de hacer ejercicio hace falta tener la energía disponible para gastar. No funciona de ninguna otra manera.  

Por otro lado, la percepción general es que todo el que está gordito es debido a que come demasiado. ¡No hay nada más lejos de la realidad! Inclusive, a muchas de estas personas que padecen de un “metabolismo lento” se les acusa injustamente de “glotonas”. La verdad es que existen personas gorditas que comen muy poco mientras existen también esas otras personas “flacas” que pueden abusar de los dulces y golosinas sin que aumenten ni una onza. Es un problema de “metabolismo lento”. Es un problema que no se resuelve ni comiendo menos, ni contando calorías. Es un problema de metabolismo.

Hay varios factores que reducen el metabolismo que ya se han identificado. Son factores que nada tienen que ver con la comida. Factores como: estrés, hipotiroidismo, diabetes, hipoglucemia (bajones de azúcar), deshidratación, medicamentos antidepresivos, infecciones con el hongo “candida albicans”, deficiencias hormonales y varias más. Véase el sitio de Internet www.relaxslim.com para una discusión más completa de las razones detrás del “metabolismo lento”. La realidad es que sólo si se enfocan las verdaderas causas del “metabolismo lento” se podrá ayudar a una persona.

En fin, existe una nueva ciencia del metabolismo. Pero más importante aún existe ayuda positiva para las personas que padecen de un “metabolismo lento”. La única manera de ayudar a estas personas es comprendiendo las causas verdaderas del problema llamado “metabolismo lento”. Sólo cuando trabajamos con las verdaderas causas de un problema el problema se resuelve.

LA DIABETES, UNA FORMA SEGURA DE MORIR AHOGADO EN AZÚCAR

Insulina

La diabetes es una condición que se caracteriza por exceso de orina, una sed persistente, pérdida de peso y una fatiga crónica que muchas veces se acompaña con un estado emocional de apatía. Además, se sabe que más del 90% de los diabéticos padecen de sobrepeso u obesidad. Como si esto fuera poco la diabetes es también la causa principal de las amputaciones, de la pérdida o daño a los riñones y de los ataques al corazón. El problema es que cada vez hay más y más personas con diabetes y la Asociación Americana de Diabetes estima que actualmente hay un 7.8% de la población de los Estados Unidos que padece de diabetes (diagnosticada) y otro 18% que padece la llamada prediabetes que en efecto quiere decir que son “futuros diabéticos”. Según el Censo de los Estados Unidos la población ya llegaba a unos 317 millones de habitantes para el 2009 y por lo tanto existen más de 81 millones de personas, o el 25.8% de la población, que o ya tiene diabetes o que está en vías de descubrírsele. En efecto 1 de cada 4 americanos se verá impactado por la diabetes tarde o temprano. ¡Es una epidemia y continúa en aumento!
Hay una cantidad ilimitada de teorías sobre las causas de la diabetes. Los científicos e investigadores médicos, que en realidad no saben que la causa, siempre terminan por echarle la culpa a los genes y al “factor hereditario”. Los nutricionistas culpan al azúcar. Los naturistas a los químicos y preservativos. La realidad es que nadie sabe que causa esta condición y la gran mayoría tampoco sabe cómo controlarla sin medicamentos lo cual es muy conveniente para las farmacéuticas que se benefician vendiendo sus medicamentos. Los diabéticos son la parte de la población que más enfermedades padece (alta presión, altos triglicéridos, alto colesterol, depresión, pérdida de la potencia sexual en los hombres, etc., etc.).
Si nos fijamos en el hecho de que más del 90% de los diabéticos padecen de sobrepeso y en el hecho comprobado que al bajar de peso también se regulan los niveles de glucosa de la sangre y se controla la diabetes podríamos ver que en realidad la diabetes tiene mucho que ver la nutrición y con el metabolismo del cuerpo humano.
En los últimos 12 años he tenido la oportunidad de ayudar a más de 25,000 personas a bajar de peso. Unos 7,500 de ellos eran diabéticos. Observé que al bajar de peso ocurrían milagros como: diabéticos que ya no necesitaban inyectarse insulina, diabéticos que tenían que reducir o eliminar sus medicamentos para la diabetes (con la ayuda de sus médicos), hombres diabéticos que estaban impotentes y a quienes les había regresado la potencia sexual y diabéticos que tenían llagas o heridas que no sanaban y que ahora ya les habían cicatrizado. O sea, ¡puros milagros!
En los tiempos antiguos en los países como la India a los diabéticos se les detectaba la diabetes pidiéndoles que orinaran en la tierra y observando si las hormigas se veían atraídas por la azúcar de la orina de un diabético. La diabetes por definición es un problema del cuerpo en el cual la azúcar de la sangre llamada “glucosa” se acumula en exceso y es precisamente esa misma azúcar la que destruye el cuerpo de la persona con diabetes. Todas las azucares se fermentan cuando están en ambientes húmedos y calientes (como el cuerpo humano). La persona con diabetes tiene dentro de su cuerpo lo que sería equivalente a un alambique (“still”) que produce ácidos y alcohol (moonshine) debido al exceso de azúcar (glucosa) que flota en la sangre. Los ácidos y el alcohol que se producen en su cuerpo debido al exceso de azúcar en la sangre le destruyen poco a poco el cuerpo. Como los ácidos destruyen el oxígeno del cuerpo las células se ahogan en azúcar y ácidos lo cual les causa la muerte por falta de oxígeno. En fin, la azúcar mata al diabético.

Mi experiencia con miles de diabéticos ha sido que la diabetes es simplemente una inhabilidad del cuerpo para procesar los carbohidratos refinados. En otras palabras, el cuerpo de un diabético tiene serios problemas cuando se le alimenta con pan, harina, dulces, chocolates, arroz, papas, frutas dulces, etc. Si el diabético comete el error de comer frutas tropicales que son demasiado dulces como pasas, mango, guineo (banana) también tendrá problemas. En principio he visto en miles de casos que si se concentran en consumir carbohidratos naturales (vegetales y ensaladas) combinados con carnes (pollo, pavo, res y mariscos) y acompaña esto con un consumo abundante de agua (no refrescos de dieta) ven una mejoría increíble en su diabetes. Inclusive hemos documentado cientos de casos de diabéticos que al aplicar la Dieta 3×1™ que recomendamos pudieron, con la ayuda de su médico, eliminar totalmente la necesidad de inyectarse insulina. Otros tuvieron que reducir o eliminar sus medicamentos para la diabetes al aplicar esta dieta.
En el libro El Poder del Metabolismo se explica la Dieta 3×1™ y el “estilo de vida” que han resultado ser de ayuda para los diabéticos y para aquellas personas que necesitan bajar de peso. Para más información entra a RelaxSlim e infórmate. Cuando se combina una dieta fácil de hacer como la Dieta 3×1™ que te permite “comer de todo”, con suficiente uso de agua, los resultados no se hacen esperar. La persona baja de peso y controla su diabetes.
Frank Suárez
Especialista en Obesidad y Metabolismo